Gobierno impulsa la paz con los rebeldes en Filipinas

DAVAO, Filipinas (AP). Las promesas del presidente de Filipinas de combatir la pobreza y la corrupción podrían impulsar las próximas negociaciones de paz con los rebeldes y hacer irrelevante a la insurgencia comunista, la cual cumplió 42 años el domingo, dijo el negociador del gobierno.

Los guerrilleros del Nuevo Ejército Popular _una de las fuerzas maoístas más resistentes de Asia y que ha soportado décadas de ataques militares_ celebraron su aniversario en sus campamentos en la jungla con la promesa de intensificar sus ataques.

Pero tras bambalinas, los representantes de ambas partes ya han acordado reanudar las negociaciones luego de estar suspendidas seis años, debido a la buena voluntad política y del optimismo generado por la elección en mayo de Benigno Aquino III como presidente.

Aquino representa "la nueva dinámica" de las Filipinas, dijo el jefe negociador del gobierno Alexander Padilla a la AP esta semana.

Aquino, quien goza del apoyo de todo el espectro político al ser hijo de renombrados símbolos democráticos en el país, inyectaría honestidad, buena fe y un fuerte apoyo en las negociaciones de paz, las cuales con frecuencia han sido socavadas por la desconfianza y el poco apoyo público, dijo Padilla.

"Esta podría ser la mejor oportunidad para que el otro lado llegue de verdad a un arreglo político", dijo Padilla respecto de las negociaciones, las cuales están programadas para febrero.

La insurrección comandada por el Partido Comunista de las Filipinas y engendrada por la Guerra Fría a finales de la década de 1960, se ha convertido en la amenaza más grave a la seguridad de la nación asiática.

La insurgencia fue alimentada por décadas de pobreza, levantamientos agrarios, corrupción gubernamental y mal gobierno. Cinco presidentes han fracasado en sus intentos para aplastar la rebelión maoísta, en la cual han muerto al menos 120.000 combatientes y civiles.

Washington cataloga al Partido Comunista y a su brazo armado de 5.000 efectivos, el Nuevo Ejército Popular, como organizaciones terroristas, a las que culpa por separado de ataques en los que murieron cuatro miembros de las fuerzas armadas estadounidenses en la década de 1980.

Los rebeldes se retiraron de las negociaciones de paz que impulsó Noruega en el 2004, debido a su sospecha de que el gobierno de la entonces presidenta Gloria Macapagal Arroyo causó su inclusión en las listas negras de Estados Unidos y la Unión Europea.

Desde que asumió el poder, Aquino ha comenzado a combatir la generalizada corrupción y las violaciones a los derechos humanos que se achacan a las fuerzas de seguridad del Estado, que ayudaron a engendrar la insurgencia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes