Gobierno indio impotente ante el conflicto de Cachemira

SRINAGAR (AFP). Las manifestaciones que esta semana dejaron 17 muertos en la Cachemira india agravaron la tensión desencadenada hace tres meses por la reactivación de las protestas independentistas en esta región de mayoría musulmana que en 1947, cuando el subcontinente se independizó de Gran Bretaña, quedó dividida entre India y Pakistán.

Con los 17 muertos del lunes ya son 87 las víctimas mortales registradas en los últimos tres meses en manifestaciones que algunos observadores no dudan en comparar con la intifada palestina.

"Creo que es el problema más serio que enfrenta Nueva Delhi desde el inicio de la insurgencia hace unos 20 años", dice Noor Ahmed Baba, un profesor de ciencias políticas en la universidad principal de Cachemira.

"Son protestas generalizadas, de masas y no hay ningún elemento externo involucrado", dijo Noor Ahmed Baba, en alusión a Pakistán.

En Nueva Delhi, el gobierno intentó en un primer momento descalificar al movimiento diciendo que estaba pagado por Pakistán, pero ahora la mayoría de los ministros admiten que la frustración en Cachemira ha alcanzado un punto crítico.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, admitió que el gobierno estaba "buscando a tientas una respuesta", según el diario Times of India.

"Pero no hay camino real para el éxito. No puedo sacar un conejo de la galera", agregó Manmohan Singh, que el lunes reunió a su gabinete para discutir medidas tendientes a reducir la tensión en esa región estancada, que ha causado dos guerras entre India y Pakistán.

Desde 1989 la región es el escenario de una insurrección antiindia que dejó más de 47,000 muertos, pero un proceso de paz iniciado en 2004 con Pakistán había permitido reducir la violencia.

Una parte de los observadores critica la represión, en particular la utilización de munición real para dispersar las manifestaciones, y la falta de formación de las fuerzas de seguridad.

"La policía y la CRPF (una fuerza paramilitar) no han sido equipados con armas no letales y esto ha causado muchas bajas inútiles", dijo BG Verghese, un miembro del Centro de Investigación Política.

De todos modos, la represión --y las medidas económicas anunciadas en agosto pasado-- son insuficientes para enfrentar un problema mucho más profundo, indicaron los mismos observadores.

"India nunca trató al pueblo de Cachemira en pie de igualdad y siempre ignoró su demanda de autonomía", dijo a la AFP el clérigo musulmán indio Syed Ahmed Bukhari.

"La población no quiere ir con Pakistán pero tampoco tolera la represión", agregó, refiriéndose a los manifestantes que enfrentan a la policía con piedras.

Pero el gobierno indio teme que concederle a Cachemira elementos de autonomía, podría llevar a que la región se acerque a Pakistán.

Políticamente, el gobernante Partido del Congreso se encuentra limitado por el principal partido de oposición hindú de extrema derecha que considera cualquier concesión de autonomía a Cachemira como una traición a la patria.

Como primer paso, el gobierno podría derogar parcialmente las leyes de emergencia militar en Cachemira y anunciar investigaciones creíbles sobre las muertes ocurridas recientemente.

A largo plazo, Nueva Delhi, continuará con su política de diálogo con los líderes políticos separatistas, pero las opiniones están tan polarizadas que un entendimiento entre las dos partes parece difícil.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes