Gobierno envía militares a controlar seguridad por disputa en norte de Perú

Un contingente militar controlaba el orden el miércoles en la ciudad de Tumán, en el norte de Perú, donde se han registrado enfrentamientos en las últimas semana por la administración de una importante hacienda azucarera que han dejado decenas de heridos.

El gobierno declaró el martes el estado de emergencia por 30 días en Tumán, permitiendo a las Fuerzas Armadas ingresar para apoyar a la policía en el control del orden. La medida afecta a unos 38.000 habitantes, y restringe la libertad de reunión e inviolabilidad de domicilio.

Los militares resguardan la ciudad y la empresa agroindustrial Tumán, cuyos trabajadores rechazan al grupo empresarial que ha tomado el control de la compañía por orden judicial, pues lo consideran lesivo para sus intereses laborales. La firma atraviesa por una crisis financiera.

Los trabajadores piden la restitución de los anteriores administradores judiciales, que los representan, y que habían sido designados en un anterior fallo.

Desde hace casi dos meses, los operarios han mantenido protestas e intentan retomar el control de la empresa, pero han sido repelidos por la policía.

Esta compañía ha pasado por procesos judiciales en las últimas dos décadas.

"El tema Tumán ha desbordado el ámbito de competencia del Poder Judicial, se ha vuelto casi inmanejable", ha reconocido el propio presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, debido a los fallos judiciales que se superponen.

En tanto, la Defensoría del Pueblo consideró que los fallos judiciales en distintos tribunales, que favorecen a ambas partes, "han generado incertidumbre e inestabilidad jurídica".

"Esperamos que en los próximos días se restablezca la paz social y laboral en la empresa. No queremos más violencia, no más administraciones judiciales dictadas por jueces que no son competentes", ha dicho a la prensa José Carlos Isla, abogado del grupo empresarial Oviedo, a cargo de la azucarera, y que los trabajadores rechazan.

"Nos responsabilizan del conflicto social, lo cual no es cierto. Nos arrebataron por años la empresa y ahora el cuarto directorio del grupo Oviedo fue reinstalado", dijo al diario La República, Alejandro Zevallos, presidente del Comité de Accionistas y Trabajadores de Tumán, quien advirtió que sus protestas continuarán.

Según reportes de prensa son unos 150 soldados los que han tomado el control de la seguridad en la azucarera, apoyando a unos 300 policías.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes