"El Gordo" riega millones en España

El tradicional soniquete de los alumnos del Colegio de San Ildefonso, un antiguo orfanato de Madrid, cantando los números ganadores volvió a acompañar a los españoles como cada 22 de diciembre desde hace 200 años.

El sorteo extraordinario de la lotería de Navidad, conocido popularmente como "El Gordo", regó el lunes unos 2.500 millones de euros (3.065 millones de dólares) por todo el país. El mayor premio del sorteo, "El Gordo", correspondió al 13.437. Una colombiana residente en España fue una de las afortunadas.

El comprador de un boleto de este número, que tiene un precio de 20 euros (24 dólares), ganó 400.000 euros (490.000 dólares). Decenas de premios más pequeños se reparten entre miles de participantes. El Estado se queda con el 20% de los premios superiores a 2.500 euros (3.065 dólares) en concepto de impuestos.

La suerte del primer premio visitó 13 ciudades españolas, pero la administración de lotería de un barrio de clase media alta del centro de Madrid vendió 118 de las 160 series que tiene cada número.

Joana Lizcano, una colombiana de 28 años que lleva 14 en España, fue una de las afortunadas. Empleada de limpieza de un restaurante cercano a la administración, Lizcano y sus compañeros de trabajo —camareros y cocineros— compraron 15 boletos del número agraciado.

"Lo primero que voy a hacer es llevar a mi hija de cinco años al parque Disney en París", dijo Lizcano a The Associated Press. "Pagar las deudas que tengo e intentar comprar una casa con mi esposo".

Antes del estallido de la crisis del 2008, los ganadores solían destinar el dinero a comprar automóviles nuevos y casas de vacaciones en la playa. La mayoría lo emplea ahora en pagar deudas.

"Voy a tapar todos los agujeros que tengo", admitió Arturo Aguirre, de 47 años, que regenta un maltrecho negocio de fotocopias en la zona.

El champán y el alcohol corrían entre los ganadores que festejaban el sorteo como si de la victoria en un Mundial se tratase.

"Estaba en un atasco y me han llamado para decir que me había tocado", relató Pedro Blanco, de 28 años, quien trabaja de aparcaautomóviles en el mismo restaurante de Lizcano. "Todavía no me lo creo. Es una locura".

Millones de españoles siguen la transmisión de la lotería por radio, televisión e internet para ver si su boleto es uno de los premiados. Los números, tallados en bolas de madera, son extraídos de un enorme bombo y son cantados por los niños de la escuela de San Ildefonso, en una de las imágenes más típicamente navideñas de España.

Las ventas de boletos alcanzaron los 2.472 millones de euros (3.031 millones de dólares), un 4,6% más con respecto al año pasado. Es la primera subida de ventas en seis años, en consonancia con la ligera recuperación económica del país.

La lotería de Navidad es una de las tradiciones más arraigadas en la cultura española. El sistema estatal de loterías nació en el siglo XVIII como una forma de recaudar dinero para el erario. El primer sorteo navideño tuvo lugar en 1812 y desde entonces se celebra cada 22 de diciembre.

Los españoles suelen tirar de supersticiones para jugar a la lotería. Se eligen aniversarios o fechas significativas para comprar números. Este año, por ejemplo, el 19.614 — lo más parecido a la fecha en la que Felipe VI fue proclamado nuevo rey de España, 18 de junio del 2014— fue uno de los más vendidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7