Gran Bretaña investigará muerte de exespía ruso

El gobierno británico realizará una amplia investigación pública sobre la muerte por envenenamiento del exespía ruso Alexander Litvinenko, ocurrida en 2006, informaron autoridades el martes.

La decisión, en momentos de tensiones crecientes con Moscú, significa que los investigadores podrán indagar la posible participación del estado ruso en la muerte de Litvinenko.

"La muerte de Alexander Litvinenko fue un crimen sobrecogedor y queremos ver a los responsables juzgados por las cortes", dijo un portavoz del gobierno.

De acuerdo con el comunicado, la indagación será "totalmente independiente" del gobierno y presidida por Robert Owen, quien encabezó la investigación forense del deceso. Esta última no podía tener en cuenta pruebas secretas relativas al posible papel del estado ruso, pero la investigación pública tendrá mayor alcance.

La secretaria de Interior Theresa May hizo el anuncio en un comunicado escrito.

La viuda del espía, Marina Litvinenko, quien había pedido desde hace tiempo que se investigaran los hechos en torno a la agonía de su esposo, elogió la decisión.

Tras señalar que se sentía "aliviada y encantada" por la decisión, dijo que ésta enviará el mensaje de que "por más fuerte y poderoso que uno sea, la verdad acaba por imponerse".

Dos rusos que han sido mencionados como principales sospechosos han negado toda participación en el hecho y permanecen en Rusia.

El caso provocó tensión entre los dos países, la que se ha acentuado últimamente tras el derribamiento de un avión civil de pasajeros sobre la zona de conflicto en el este de Ucrania.

Litvinenko, quien se había convertido en enérgico crítico del Kremlin, murió tras beber té envenenado con la sustancia radiactiva polonio-210.

Hasta hoy, el gobierno británico se había negado a realizar una investigación en regla. Meses atrás, la Corte Superior sentenció que el gobierno debía reconsiderar la decisión.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7