Gritos de "Liberen a Libia" se oyen cerca a Trípolis

ZAWIA, Libia (AP). Mientras los pobladores gritaban "Liberen a Libia", los rebeldes antigubernamentales que controlan esta ciudad cercana a la capital emplazaban el domingo tanques con proyectiles antiaéreos para repeler un ataque de las fuerzas leales a Moamar Gadafi.

Entretanto, el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama ofreció "cualquier tipo de ayuda" a los libios que tratan de derrocar al antiguo líder.

Los políticos del bastión opositor, Bengasi, establecieron su primer consejo de líderes para manejar los asuntos de organización diaria, formando lo que podría proyectarse como la primera alternativa al régimen de Gadafi.

En la capital Trípoli, donde Gadafi seguía afianzado en el control, los bancos estatales comenzaron a distribuir un equivalente a 400 dólares por familia en un esfuerzo por ganarse la lealtad de la población.

"El pueblo libio me apoya por completo", destacó Gadafi desafiante en declaraciones a la televisión serbia, aun cuando casi la mitad del país se ha rebelado contra él y muchos líderes mundiales se movilizan para aislarlo. "Un pequeño grupo (de rebeldes) ha sido rodeado... se lidiará con ellos", agregó.

Gadafi ha emprendido una represión sangrienta dentro de una oleada de protestas antigubernamentales que sacuden al mundo árabe.

Un reportero de The Associated Press confirmó que rebeldes antigubernamentales controlan el centro de Zawia, de 200,000 habitantes, situada a 50 kilómetros (30 millas) al oeste de Trípoli.

Un día después de que Obama calificó a Gadafi como un gobernante ilegítimo que debe dejar el poder inmediatamente, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton intensificó la presión para que renuncie y "retire a los mercenarios" y otras tropas que se han mantenido leales a él.

"Estamos sólo al comienzo de lo que sucederá con Gadafi... Pero nos hemos puesto en contacto con muchos libios que tratan de organizarse en el este y, a medida que la rebelión avanza hacia el oeste, también allí", dijo Clinton. "Me parece que es muy prematuro decir cómo se producirán los hechos, pero estaremos listos para ofrecer cualquier tipo de ayuda que alguien desee de Estados Unidos".

El hijo de Gadafi, Seif al-Islam, insistió en una entrevista con la televisión estadounidense que su padre no dejará el poder y que Libia no ha usado la fuerza ni ataques aéreos contra su propio pueblo.

Las fuerzas rebeldes cuentan con tanques y armas antiaéreas del ejército montadas en camionetas. Los vehículos han sido destacados en diversos lugares de la ciudad, a la que rodean en las afueras las fuerzas de Gadafi.

Fuerzas leales a Gadafi controlan cuando menos seis puestos de inspección en el trayecto de Trípoli a Zawia. Cada puesto de inspección estaba reforzado con al menos un tanque.

Estados Unidos, Gran Bretaña y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impusieron sanciones el fin de semana a Libia.

En la ciudad de Bengasi, el movimiento opositor a Gadafi nombró a un ex ministro de justicia para que encabece un gobierno provisional.

Un integrante del concejo de Bengasi, Fathi Baja, dijo el domingo que Mustafá Abdel-Jalil fue designado al frente del gobierno provisional por las comisiones que rigen en las ciudades orientales ahora en poder de los rebeldes.

El levantamiento popular contra Gadafi comenzó en Bengasi el 15 de febrero. Los rebeldes controlaron ahora la mayor parte de la mitad oriental del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes