Grupo Estado Islámico empeñado en producir armas químicas

El grupo Estado Islámico está persiguiendo agresivamente el desarrollo de armas químicas, estableciendo una división dedicada a la investigación y experimentación con la ayuda de científicos de Irak, Siria y el resto de la región, de acuerdo con funcionarios de inteligencia iraquíes y estadounidenses.

Su misión plantea un escenario alarmante para Occidente, dada la determinación de atacar las ciudades más importantes como lo mostró el grupo con su atentado sangriento en París la semana pasada. Autoridades de inteligencia de Estados Unidos no creen que el grupo EI tenga la capacidad de desarrollar armas sofisticadas como gases enervantes que son los más adecuados para un ataque terrorista sobre un objetivo civil. Hasta ahora el grupo ha empleado gas mostaza en los campos de batalla en Irak y Siria.

Sin embargo, el primer ministro francés, Manuel Valls, advirtió el jueves que los extremistas islámicos podrían utilizar armas biológicas en algún momento.

"El terrorismo golpeó a Francia no por lo que se está haciendo en Irak y Siria... sino por lo que es", dijo Valls en la cámara baja del parlamento. "Sabemos que también podría haber un riesgo de armas químicas o biológicas", añadió, aunque no habló de una amenaza en específico.

Autoridades iraquíes expresaron su preocupación de que el gran refugio que los extremistas han controlado desde que invadieron partes de Irak y Siria el año pasado los ha dejado en gran medida en la oscuridad sobre el programa del grupo EI.

"Ahora tienen completa libertad para elegir los lugares de sus laboratorios y los sitios de producción, y poseen una amplia variedad de expertos, tanto civiles como militares, para ayudarlos", dijo a The Associated Press un oficial superior del servicio de inteligencia iraquí.

El oficial, al igual que otros de las agencias de inteligencia de Irak y Estados Unidos que tienen conocimiento de primera mano del programa de armas químicas del grupo EI, habló en condición de guardar el anonimato para discutir información tan delicada.

Hasta ahora, la única señal evidente del programa de armas químicas del grupo ha sido el aparente uso de gas mostaza en contra de combatientes curdos en Irak y Siria. En los morteros que impactaron a las fuerzas curdas al norte de Irak al inicio de este año, las pruebas preliminares realizadas por Estados Unidos mostraron restos del agente químico azufre de mostaza.

Las autoridades iraquíes temen claramente que el uso pueda ampliarse. Durante el verano, el ejército iraquí distribuyó máscaras antigases a sus tropas desplegadas al occidente y norte de Bagdad, dijo un general a la AP. Un oficial mayor en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, afirmó que el 25% de las tropas desplegadas ahí fueron equipadas con máscaras.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes