Grupo HRW censura a Occidente por apoyar gobiernos autócratas

EL CAIRO (AP). Los levantamientos populares que conmovieron el mundo árabe pusieron de manifiesto los prejuicios de los gobiernos occidentales, que prefirieron apoyar a los gobernantes autocráticos árabes con tal de favorecer la "estabilidad" mientras se hacían de la vista gorda de sus políticas represivas, denunció el domingo el grupo Human Rights Watch.

El grupo con sede en Nueva York instó a los gobiernos democráticos a apoyar de manera persistente y consecuente a los manifestantes pacíficos y a presionar tanto a los líderes autocráticos como a las democracias emergentes para evitar la intolerancia y evitar las venganzas.

"Los acontecimientos del año pasado demuestran que el silencio forzoso de la gente que vive bajo autócratas nunca debería haber sido confundido con complacencia popular", afirmó el director ejecutivo de la organización, Kenneth Roth. "Es hora de poner fin a la 'excepción árabe'".

La llamada Primavera Arabe comenzó en Túnez a fines de 2010 y se propagó rápidamente a Egipto, Libia, Yemen, Siria y Bahréin, deponiendo o desafiando a gobernantes autoritarios mientras los ciudadanos que durante mucho tiempo parecieron incapaces o no dispuestos a levantarse contra décadas de represión finalmente salieron a las calles en una reacción sorprendente.

De algún modo, los levantamientos inesperados equivalieron a una bofetada a Estados Unidos y otros gobiernos occidentales que habían apoyado a los regímenes autocráticos que servían de barrera a los islamistas hostiles a Occidente y que parecían ofrecer estabilidad a una región inestable.

Los gobiernos occidentales también han sido acusados de ser selectivos en su apoyo a los manifestantes. Por un lado los ataques aéreos de la OTAN fueron decisivos para el derrocamiento del líder libio Moamar Gadafi. Por otra parte, Occidente se ha mantenido en gran medida al margen en medio de la continua represión en Baréin, Yemen y Siria.

"Los pueblos que impulsan la Primavera Arabe merecen un firme apoyo internacional para concretar sus derechos y construir democracias genuinas", dijo Roth en el informe anual del grupo, que abarca unas 90 naciones. Agregó que el mundo árabe se encuentra en un "momento de transformación" que no será nada fácil.

Human Rights Watch señaló cinco cuestiones principales que dominaron la relación entre los gobiernos occidentales y sus amigos autocráticos árabes: la amenaza de islam politizado, la lucha antiterrorista, el apoyo a Israel, la protección del flujo petrolero y la cooperación para contener la inmigración.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes