Grupo denuncia supuesto robo sistemático de bebés en España

MADRID ( AP). Un grupo de 260 personas presentó el jueves una denuncia para que las autoridades españolas investiguen el supuesto robo y tráfico sistemático de bebés en hospitales ibéricos, que, según los afectados, comenzó hace décadas y estuvo en marcha hasta mediados de 1990.

La denuncia fue cursada por este grupo de supuestas víctimas ante la Fiscalía General del Estado por ANADIR, una asociación que busca a padres y madres desaparecidos. El abogado de ANADIR Enrique Vila dijo que la Fiscalía debería decidir en un mes si abre una investigación sobre los hechos.

El presidente de la asociación, Antonio Barroso, explicó que existen muchos casos como el suyo en España. Barroso, de 41 años, dijo haber descubierto hace tres años que los padres que lo criaron no eran sus padres biológicos.

Añadió que apenas nació, fue vendido por 200,000 pesetas de la época, unos 1,500 dólares al cambio actual pero con un valor mucho más alto si se tiene en cuenta el tiempo transcurrido.

Existe abundante documentación sobre el robo de bebés durante la guerra civil española (1936-1939), en la que desaparecieron numerosos recién nacidos de madres del bando republicano, derrotado por las tropas del general Francisco Franco.

El juez Baltasar Garzón cifró en 30,000 el número de niños desaparecidos a causa del conflicto.

Sin embargo, Vila relató que las motivaciones políticas se esfumaron y que aquellas desapariciones se convirtieron en un negocio que siguió funcionando tras la muerte de Franco en 1975 y bien entrada la democracia, hasta mediados de 1990.

Según el abogado, existía algo parecido a una mafia, una red organizada de médicos, enfermeras, matronas, religiosas e intermediarios que se encargaban de buscar bebés para personas dispuestas a pagar por ello.

" Hay grupos aislados, pero que necesariamente se conocen entre sí. Cuando una mujer captaba unos padres que querían adoptar un hijo, esa mujer sabía a qué clínicas tenía que llamar de toda España para conseguir ese hijo", dijo Vila en una rueda de prensa a la que asistieron centenares de los presuntamente afectados.

Una de ellas, Linda Merrill, una estadounidense de 48 años nacida en España, aseguró que vive con la sospecha de que su hijo fue robado. Merrill dio a luz en Madrid en 1982 y los médicos le dijeron que el bebé nació muerto, pero no le dejaron ver el cadáver.

Cuando la familia amenazó con acudir a la policía, la clínica mostró el cuerpo de un bebé envuelto en varias sábanas, que, según Merrill, no parecía el cadáver de un recién nacido que acababa de fallecer.

"Toda mi vida lo he pensado y lo he creído. Yo sé que mi hijo está vivo", afirmó Merrill, quien finalmente tuvo otros dos hijos unos años después.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes