Guantánamo cumple 10 años y su cierre parece lejano aún

SAN JUAN ( AP). Junto con decenas de prisioneros, Suleiman al-Nahdi aguarda en una especie de limbo a saber cuál será su suerte cinco años después de haber sido autorizada su liberación del reclusorio naval de Guantánamo.

" Me pregunto si el gobierno estadounidense quiere mantenernos aquí para siempre", escribió al-Nahdi, de 37 años, en una carta reciente a sus abogados.

La prisión cumple su décimo aniversario el miércoles y parece más asentada que nunca.

El plazo establecido por el presidente Barack Obama para cerrar Guantánamo pasó hace dos años y ningún recluso ha sido excarcelado en un año debido a las limitaciones para esas transferencias. Además, la detención indefinida está ahora recopilada en la legislación penal estadounidense.

El décimo aniversario será observado con manifestaciones de protesta en Londres y Washington. Los internados en el reclusorio efectuarán sentadas, colgarán carteles y se negarán a comer, dijo Ramzi Kassem, abogado de siete de los detenidos.

" Les gustaría enviar un mensaje de que los presos de Guantánamo siguen rechazando la injusticia de su encarcelamiento", dijo Kassem, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York.

Los grupos activistas de los derechos humanos y los letrados de los detenidos no comprenden por qué Obama no ha cerrado ya el reclusorio pese a la renuencia del Congreso, aunque la Casa Blanca ha reanudado los consejos de guerra de algunos acusados ante tribunales castrenses en la base y sigue reteniendo a internos como al-Nahdi, cuya liberación ha sido autorizada.

Los detractores del penal están además molestos con el mandatario por haber firmado el 31 de diciembre la Ley de Defensa Nacional, que autoriza la detención militar indefinida sin juicio.

" Ahora tendremos Guantánamo para siempre entronizado en ley", dijo Andrea Prasow, asesor en contraterrorismo de Human Rights Watch.

Sin embargo, el secretario de prensa de la Casa Blanca Jay Carney dijo el lunes que Obama desea cerrar Guantánamo porque "es lo correcto para nuestra seguridad nacional".

Guantánamo cuenta hoy con 171 prisioneros, 36 de ellos a la espera de ser juzgados por crímenes de guerra, incluso el autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre.

Hay además 46 en detención indefinida porque Estados Unidos los considera peligrosos pero que no pueden ser acusados por falta de pruebas u otras razones.

La Casa Blanca quiere excarcelar a 32 aunque no lo ha hecho por limitaciones del Congreso y 57 yemeníes, como al-Nahdi, no han sido acusados pero no pueden ser devueltos a su país porque podrían ser ejecutados o torturados y otras naciones no los quieren.

Pocos creen que Guantánamo duraría tanto. La prisión está en una base de la Armada estadounidense de 115 kilómetros cuadrados (45 millas cuadradas) en el extremo meridional de Cuba, que la arrendó en perpetuidad a Estados Unidos a principios del siglo pasado.

Al-Nahdi se encuentra en el medio, detenido por asistir a un campamento para entrenar terroristas ligado con al-Qaida en Afganistán, aunque no ha sido acusado de atacar a las fuerzas estadounidenses. Los militares lo consideran un muyahidín "de baja jerarquía" que podría ser sacado de Guantanamo, donde fue encarcelado en junio de 2002.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes