Guatemala y El Salvador analiza medidas contra la violencia

GUATEMALA ( AFP) Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, y de El Salvador, Mauricio Funes, analizaron este lunes medidas para combatir el crimen organizado y una polémica propuesta guatemalteca de despenalización del consumo de drogas, ante la escalada de violencia que afecta a la región.

En la primera visita oficial que recibe desde que asumió el cargo hace un mes, Pérez planteó a Funes su criterio de que los gobiernos de América Latina y de Estados Unidos deberían debatir seriamente la posibilidad de despenalizar la droga para hacer menos rentable el tráfico y reducir la violencia generada por los poderosos cárteles.

"La propuesta es a nivel regional para que sea estudiada desde Suramérica, los países que están produciendo mayoritariamente la droga; los países centroamericanos, donde se transporta; y los países consumidores, que incluye Estados Unidos", afirmó el mandatario guatemalteco, en rueda de prensa junto a Funes.

El gobernante salvadoreño dijo estar "abierto" a "promover la discusión" de la propuesta de Pérez en su país y estimó que lo "importante" es que sea una iniciativa regional, pues "de nada sirve si lo hace solo Guatemala y no el resto de países", sobre todo el principal consumidor de drogas del mundo, Estados Unidos.

"Nuestro gobierno está abierto a discutir cualquier propuesta, cualquier iniciativa que finalmente nos lleve a reducir los altos niveles de consumo de droga que tenemos en nuestros países, pero sobre todo el problema de producción y contrabando de la droga", expresó Funes.

El mandatario salvadoreño, quien regresará este mismo lunes a su país, señaló que esa discusión debe realizarse con "seriedad" sobre "los pro y contra", e incluir "estadísticas".

Ante la propuesta de Pérez, la embajada de Washington en Guatemala emitió un comunicado para expresar su rechazo y expresó que si las drogas fueran despenalizadas en Centroamérica, "las organizaciones transnacionales y las pandillas continuarían involucrándose en actividades ilícitas".

"Estados Unidos continúa oponiéndose a estas medidas porque la evidencia muestra que nuestro problema compartido de las drogas es una amenaza de salud y seguridad pública", subrayó el comunicado.

Pérez calificó la reacción de Washington como "prematura", y añadió que parece "como si quisieran cortar de una vez el tema antes de entrar a debate", cuando es necesario "estar dispuestos, y eso incluye a Estados Unidos", a la discusión.

Según datos de Washington, el 90% de la cocaína que es traficada desde Suramérica, sobre todo desde Colombia, para consumo en Estados Unidos, pasa por territorio marítimo o terrestre de Centroamérica.

Guatemala y El Salvador, al igual que Honduras, están entre los países más violentos del mundo, afectados por el crimen organizado de las poderosas bandas de narcotraficantes y las pandillas.

"Estamos dispuestos a fortalecer los mecanismos, la comunicaciones, llevar adelante operativos conjuntos que nos permitan luchar duro en contra del crimen organizado, y eso implica el narcotráfico", insistió Pérez.

Según informes oficiales, Guatemala, de 14 millones de habitantes, sufre un promedio de 16 homicidios diarios, sobre todo por la penetración de cárteles de la droga, como el mexicano Los Zetas, y la proliferación de pandillas juveniles que controlan barrios marginales.

En El Salvador, de 6,1 millones de habitantes, ocurren un promedio de 12 homicidios diarios y operan también las temidas pandillas ('maras'), a las que se atribuye el 90% de los homicidios.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes