En Guatemala piden transformar uso tierra para combatir pobreza

Guatemala, ( EFE). La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) de Guatemala recomendó hoy al Gobierno transformar el uso de la tierra y destinarla a la producción de alimentos, como una estrategia para reducir la pobreza y la desnutrición que afecta a una gran mayoría de la población.

En la actualidad, la mayoría de la tierra se destina a la producción agrícola de monocultivos para la exportación, lo cual reduce la superficie para producir alimentos, señala la PDH en su quinto informe sobre seguridad alimentaria en el país centroamericano.

" El modelo de producción agrícola, propiedad y uso de la tierra permanece sin transformaciones, ni reformas, manteniéndose el desarrollo hacia fuera", sostiene la institución en el informe presentado por la procuradora adjunta, María Eugencia Morales de Sierra.

Según la estimaciones, la mayoría de la tierra cultivable está en poder de un 5 % de la población, es decir grandes empresarios que tienen monocultivos para la exportación, como la caña de azúcar y la palma africana, según el informe de la PDH que entregó hoy al Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que preside la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti.

En opinión de la PDH, la concentración de la tierra reduce la superficie destinada a la producción de alimentos y por consecuencia causa un déficit en la disponibilidad de alimentos básicos y nutritivos para la mayoría de la población.

Guatemala, señala el informe, es un país que tiene grandes potencialidades de producción por ser un país netamente agrícola, pero las condiciones históricas de pobreza y desigualdad desarrollan graves problemas de inseguridad alimentaria.

El país centroamericano debe reformar su modelo económico, social y agroalimentario, porque aún prevalecen los programas de ajuste estructural que imponen la producción de monocultivos y últimamente los agrocombustibles, apunta.

Hasta la fecha, enfatiza, no se han impulsado transformaciones a ese modelo de uso de la tierra, lo cual ha impedido avanzar en la reducción de la pobreza (53,7 %) y la eliminación de la extrema pobreza (13,3 %), lo que se traduce en desnutrición, refiere el documento.

Guatemala ocupa el primer lugar en desnutrición crónica infantil en menores de cinco años en Centroamérica (54 %), según la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por su sigla en inglés), añade la PDH.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos estima que de los países de la región de Latinoamérica y El Caribe, Guatemala es el país que registra la más alta prevalencia de niños con desnutrición crónica (49 %), seguido de Honduras (29 %) y Bolivia (27 %).

Las pérdidas que el Estado de Guatemala alcanzó en 2004 en salud, educación y productividad por atender la desnutrición fueron de 3.128,4 millones de dólares, es decir, el 11,4 % de su producto interno bruto (PIB), asegura.

Los costos en materia de salud ascendieron a 285,3 millones de dólares, en educación 16,50 millones y de productividad, el más alto, de 2.826,60 millones, detalla.

El Gobierno del presidente Otto Pérez Molina, quien asumió el poder en enero pasado para un periodo de cuatro años, puso en marcha en febrero pasado su plan " hambre cero" con el que persigue reducir en un 10 % la desnutrición infantil que afecta a uno de cada dos niños en Guatemala.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes