Guerra se aleja de Líbano con elección de presidente

DOHA (AFP) - La amenaza de una guerra civil se alejó el miércoles de Líbano después de que la mayoría gubernamental pro occidental y la oposición, respaldada por Irán y Siria, lograran un acuerdo en Doha para elegir al nuevo presidente del país, algo que el Parlamento hará el domingo.

"Nos han informado de que la elección (presidencial) tendrá lugar el domingo", declaró a la AFP en Beirut, Mohammed Chatah, asesor del primer ministro libanés, Fuad Siniora.

Este anuncio llegó poco después de que en la capital de Qatar, mayoría y oposición libanesas lograsen un acuerdo que puso fin a 18 meses de una crisis política que amenazaba con provocar una nueva guerra civil.

Ambas partes pactaron que el nuevo presidente será el actual jefe de las fuerzas armadas, el general Michel Sleiman. También acordaron la formación de un gobierno de unidad nacional y la prohibición del recurso a la violencia con fines políticos.

El acuerdo, saludado de inmediato por Siria, Irán, Francia y la Liga árabe, entre otros, contempla igualmente un diálogo entre las partes para "extender a todas las regiones del país la autoridad del Estado", en particular sobre las fuerzas armadas y policiales.

Estados Unidos también se congratuló por un acuerdo que calificó de "avance necesario y positivo", declaró el vicesecretario de Estado para Oriente Medio, David Welch, en una conferencia de prensa en Washington.

El acuerdo fue anunciado por el primer ministro qatarí, el jeque Hamad ben Jassem Al Thani, en Doha, donde los dirigentes de ambas partes negociaban desde el viernes.

La presidencia de la República de Líbano estaba vacante desde el fin del mandato del pro sirio Emile Lahoud en noviembre de 2007. La reunión del Parlamento para elegir a su sucesor se postergó 19 veces.

La crisis degeneró el 7 de mayo en enfrentamientos armados que causaron 65 muertos en una semana y permitieron a la oposición, liderada por el movimiento radical chiita Hezbolá, tomar el control del sector oeste de Beirut, hasta entonces bastión de los sunitas.

El general Sleiman, de 59 años, es el jefe de las fuerzas armadas desde 1988.

Considerado como un hombre de consenso, ha sabido preservar la unidad de sus tropas y permanecer apartado de las luchas por el poder.

El ejército fue incluso criticado por no intervenir durante los últimos enfrentamientos en Beirut entre chiitas y sunitas. Sleiman contestó que "implicar el ejército en los disturbios internos sólo serviría a los intereses de Israel".

"El ejército es mi vida, no aceptaré jamás que se divida", afirmó hace algunos meses a la AFP.

De familia cristiana maronita, el general Sleiman opina que "una verdadera educación cristiana enseña el respecto de la democracia, la libertad y todas las religiones y comunidades".

Varios comentaristas en Beirut estimaron que el compromiso debería permitir dar nuevo auge a las instituciones e instaurar un nuevo equilibrio de poder.

Patrick Haenni, analista del grupo de investigación International Crisis Group (ICG), opinó sin embargo que el acuerdo podría profundizar la división entre ambos campos dada su "identidad religiosa exacerbada".

Hezbolá es la única milicia libanesa que conserva sus armas, oficialmente para defenderse contra los ataques de Israel. A pesar de lo que menciona el acuerdo, reafirmó durante las negociaciones que "la cuestión de la resistencia y de sus armas no es tema de discusión".

El acuerdo de Doha "no resolverá las contradicciones básicas porque hay dos Estados en Líbano, el propio Estado y Hezbolá", opinó Paul Salem, director de la Fundación Carnegie para Oriente Medio.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes