Haití conmemora con tranquilidad aniversario del terremoto

PUERTO PRINCIPE (AP). Los haitianos se congregaron el jueves en iglesias improvisadas e incluso en una base de suministro de Naciones Unidas, para conmemorar el segundo aniversario del devastador terremoto del 2010.

Muchos participaron en ceremonias donde lo mismo se recordó a los muertos que se expresó esperanza en un nuevo comienzo para el país más pobre de América.

El desastre mató a 316.000 personas y dejó a millón y medio sin hogar, en esta nación de 10 millones de habitantes. Más de medio millón de damnificados sigue viviendo en campamentos temporales, mientras Haití lidia con un esfuerzo de reconstrucción que se ha visto obstaculizado por una elección caótica, una parálisis política y una falta de coordinación en la ayuda.

"Necesitamos seguir hablando de esto a las futuras generaciones, para que podamos ayudar a que el país se construya mejor", dijo Eddy Jean-Baptiste, de 46 años, con un traje gris oscuro y una Biblia bajo el brazo, mientras se dirigía a una iglesia en las montañas que rodean Puerto Príncipe.

Por su parte, funcionarios del gobierno del presidente Michel Martelly enfatizaron en la necesidad de educación, al inaugurar una universidad en el norte y al anunciar planes para la reconstrucción de un colegio de ciencias.

"Este es un día en que recordamos y tomamos la decisión de seguir adelante, una actitud muy haitiana", dijo a The Associated Press el primer ministro Gary Colille. "Sepultamos a los muertos y vamos a trabajar de inmediato".

Las ceremonias fueron de pequeñas reuniones en el costado de algunas carreteras a un acto organizado por el gobierno cerca de una fosa común al norte de la capital. Martelly asistió a esa ceremonia, lo mismo que el ex dictador Jean-Claude Duvalier.

"Baby Doc" Duvalier, quien regresó sorpresivamente a Haití hace casi un año, iba flanqueado por su pareja Veronique Roy. También estaba presente el ex presidente Prosper Avril.

Muchos de los que asistieron a las iglesias en Puerto Príncipe usaron trajes negros o vestidos blancos. Con la Biblia en la mano, caminaron a muchas ceremonias en la capital, de tres millones de habitantes.

En la ciudad de Petionville, ubicada en las laderas de una colina, la iglesia fue insuficiente para dar cupo a todos los fieles, quienes se colocaron en la calle para cantar himnos que pedían a Dios seguridad y valor.

Fabien Jean-Baptiste recordó el cataclismo del 12 de enero del 2010. Dijo que había salido recién de su casa a las 4:53 de la tarde, cuando la tierra se sacudió. Sus seis niños se habían quedado en casa, y la mujer pensó que no podían haber sobrevivido. Los creyó muertos, pero no lo estaban.

"Dije: 'Dios del cielo, gracias'", señaló Jean-Baptiste, de 35 años, durante sus plegarias matutinas en una acera llena de cuarteaduras, frente a la iglesia.

La vendedora ambulante perdió a dos hermanos en el sismo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes