Haití: Al menos 47 muertos por derrumbe de escuela

PETIONVILLE, Haití (AP). Equipos de socorro trabajando bajo luces artificiales la noche del viernes a sábado excavaban entre los escombros de una escuela derrumbada, en una búsqueda frenética de estudiantes que pudieran haber sobrevidido un desastre que ha matado al menos a 47 personas.

No se sabía cuántas personas estaban en la escuela en el momento del derrumbe, pero alrededor de 500 estudiantes, desde jardín de niños hasta preparatoria, asisten diariamente al plantel.

El caótico esfuerzo de rescate de trabajadores de la Cruz Roja, fuerzas de paz de la ONU y las autoridades haitianas fue obstaculizado desde el inicio por miles de vecinos dolientes, que bloquearon la estrecha calle y se pelearon con funcionarios escolares para ingresar al edificio en busca de familiares y amigos.

Los soldados de la ONU y la policía haitiana consiguieron establecer un poco de orden colocando cadenas humanas y retenes de control a lo largo de la ruta en las colinas adyacentes a Puerto Príncipe. Pero no habían logrado ingrear equipos pesados al lugar de la tragedia, lo que ha obligado a los socorristas a trabajar básicamente con las manos.

Los pobladores locales sospechan que la escuela de tres pisos, en la ladera de una colina, fue reconstruida de manera deficiente luego de un derrumbe parcial ocurrido hace ocho años, dijo Jinny Germain, profesor de francés en el plantel.

Indicó que las personas que vivían colina abajo dejaron sus terrenos ante el temor de que la escuela se derrumbara sobre ellos, y que el dueño trató de comprar las propiedades abandonadas.

El tercer piso del edificio de concreto seguía en construcción, y la alcaldesa de Petionville, Claire Rudie Parent, dijo a la AP que hay sospechas de que un defecto estructural causó el colapso, no las lluvias recientes.

El jefe policial Francene Moreau dijo que el ministerio encargado de la escuela, operada por la iglesia, podría enfrentar cargos penales.

La organización Médicos sin Fronteras dice que ha sacado a 85 adultos y niños lesionados de la escuela, la mitad con heridas que ponían en riesgo su vida.

Mientras los rescatistas sacaban a los heridos, una multitud prorrumpió en sollozos y oraciones. "Mi hijo, mi hijo", gritó una mujer.

"No hay palabras para describir esto", dijo la alcaldesa, mientras cientos de personas y rescatistas buscaban a posibles sobrevivientes.

El gobierno dominicano envió ayuda urgente para dar asistencia a las víctimas del derrumbe.

El ministro de Salud Pública, Bautista Rojas, informó que viajó a Puerto Príncipe con dos helicópteros para dar asistencia a los afectados por la tragedia. Rojas dijo que todo el personal médico de República Dominicana en la región fronteriza con Haití estaba a disposición del vecino país y que activó el sistema sanitario para el traslado de los pacientes en caso necesario.

El comandante de las fuerzas de la ONU, Carlos Alberto Dos Santos Cruz, dijo que tuvo que estacionarse a un kilómetro (0,8 millas) de la escuela y caminar hacia ella, porque no le permitía pasar la multitud.

Parent dijo sospechar que un fallo estructural causó el derrumbe del segundo piso del edificio sobre el primero. La escuela La Promesse, en las colinas, quedó reducida a escombros, salvo por parte del muro que daba a la calle.

Matt Marek, jefe de programas de la Cruz Roja de Estados Unidos en Haití, indicó que la cifra de muertos podría ser mucho mayor.

"Esto va a tomar todo el día", dijo.

Voluntarios equipados con palas y hachas dijeron que trataban de dar agua a quienes estuvieran atrapados bajo los escombros. Otras personas se concentraron en la zona, orando a gritos mientras los vehículos de emergencia llegaban a la escuela.

Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental, ha tratado de recuperarse de un año caótico en el que se registraron manifestaciones enormes ante el alza en los precios de la comida y una serie de huracanes y tormentas tropicales que dejaron casi 800 muertos.

Las fuerzas de la ONU fueron enviadas al país luego del violento derrocamiento del ex presidente Jean-Bertrand Aristide en el 2004, promoviendo la seguridad con el combate de grupos criminales y ayudando a actualizar a la policía local.

El presidente Rene Preval visitó el lugar para ofrecer sus condolencias, y pidió a los curiosos que bajaran de los inmuebles aledaños, ante el temor de que la estructura de éstos se hubiera debilitado por el derrumbe.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes