Hallan caja negra de vuelo de Air France en el Atlántico

PARIS (AP). La unidad de memoria de la grabadora de datos de un vuelo de Air France que cayó al Atlántico tras partir de Río de Janeiro en el 2009 fue hallada el domingo por investigadores.

Un submarino que sondeaba una región a 3.900 metros (12.800 pies) bajo la superficie del mar localizó y recuperó la unidad, informó la agencia francesa de investigación de accidentes aéreos (BEA, por sus siglas en francés) en un comunicado. La unidad está ahora a bordo del barco Ile de Sein, que colabora en la pesquisa.

Los investigadores esperan que el descubrimiento les permita determinar las causas del accidente del vuelo 447, ocurrido el 1 de junio del 2009 en su ruta a París, en el cual murieron 228 personas. El avión cayó al mar al noreste de Brasil tras ingresar en una intensa tormenta con la que se topó a una altitud elevada.

Junto con el comunicado se dieron a conocer fotografías de la grabadora del Airbus 330, un cilindro rojo parcialmente enterrado en la arena del fondo marino. De acuerdo con las imágenes, la unidad parece estar en buenas condiciones.

A pesar de ello, las autoridades de la BEA han advertido que las grabaciones podrían estar inservibles ya que llevan casi dos años bajo una enorme presión atmosférica.

"No podemos decir por adelantado que vamos a poder leerla hasta que haya sido abierta", dijo una portavoz de la BEA a The Associated Press en una entrevista telefónica. La mujer no quiso proporcionar su nombre en consonancia con las políticas de la agencia.

El mes pasado, la agencia dijo que la búsqueda submarina había identificado el "chasis" que contuvo la grabadora, pero que la unidad de memoria seguía perdida. Dicha unidad fue hallada cerca de donde estaba el chasis, señaló la vocera.

La grabadora de datos almacena información técnica del vuelo. Otra de las así llamadas "cajas negras", la que graba las conversaciones en la cabina de mando, no ha sido encontrada pero las pesquisas submarinas continúan, agregó la portavoz.

Los mensajes automáticos enviados por las computadoras del Airbus 330 mostraron que estaba recibiendo lecturas falsas de la velocidad del aire enviadas por sensores conocidos como tubos pitot. Los investigadores han dicho que probablemente el choque fue provocado por una serie de problemas y no sólo por un error en los sensores.

Los investigadores están utilizando hasta tres vehículos autónomos de búsqueda submarina, los cuales pueden permanecer hasta 20 horas bajo el agua y utilizan un sonar para registrar un área montañosa conocida como dorsal Mesoatlántica. Los expertos bajan los datos recopilados y luego se envía otro vehículo con una cámara de alta resolución para verificar un área si los científicos detectan que halló evidencias de escombros.

__

El corresponsal de The Associated Press Laurent Lemel en París contribuyó con este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes