Hayward mejoró la posición de BP, pero no la seguridad

LONDRES ( AP). Hace tres años, Tony Hayward aceptó el empleo de director general en British Petroleum con la promesa de enfocarse " como un rayo láser" en la seguridad.

Se supone que regresaría a la compañía británica a sus fundamentos, y durante gran parte de su periodo como directivo, la mayoría de los accionistas estuvieron felices con los resultados.

Luego vino la explosión en la plataforma de perforación que produjo el peor derrame petrolero en la historia de Estados Unidos, y durante varias semanas Hayward hizo declaraciones desafortunadas mientras su compañía parecía incapaz de detener la catástrofe ambiental.

El ex geólogo de 53 años renunciará como director general de la compañía en octubre y recibirá una oferta para laborar en la empresa conjunta de BP y TNK en Rusia, dijo el martes la petrolera británica.

Los analistas se mostraron divididos en cuanto a si su salida está justificada o no, pero reconocen que era inevitable a pesar de su éxito antes del derrame.

" A fin de cuentas iba a ser destituido para tranquilizar a los inversionistas", dijo David Battersby, gerente de inversiones en Redmayne Bentley Stockbrokers.

Pero el hecho de que se le otorgue un puesto en la sociedad que BP tiene con los oligarcas rusos sugiere que la compañía aún tiene fe en él, a diferencia de gran parte del público estadounidense y de los políticos.

Los analistas consideran a la empresa rusa como una de las joyas de la corona de BP, dado que representa una cuarta parte de la producción de la compañía. Pero es problemática.

" Reconocen que este es un sujeto muy inteligente y que tiene buenos contactos", dijo Stephen Pope, estratega global en jefe de inversiones para Cantor Fitzgerald.

Phil Weiss, analista petrolero de Argus Research en Nueva York, dijo que BP conserva una muy buena opinión de Hayward, "pero tienen que alejarlo de esta situación".

Su nombramiento como director general en el 2007 debía ser el comienzo de una nueva era para la compañía luego de una serie de accidentes, entre ellos la explosión en una refinería de Texas en la que murieron 15 personas.

" La tarea es restaurar la confianza", dijo al periódico texano Houston Chronicle poco después de su ascenso.

Hayward avanzó con rapidez a través de las filas de BP, de geólogo a tesorero de grupo y de allí a director de exploración y producción, un papel crucial en cualquier petrolera grande.

Antes de convertirse en director general, desempeñó un papel en la expansión de BP a Estados Unidos, la cual involucró una serie de adquisiciones, incluyendo la fusión en 1998 con Amoco y las subsecuentes adquisiciones de Arco y Castrol.

Poco antes de asumir su cargo, Hayward afirmó en una conferencia de prensa que BP necesitaba cambiar su estilo de liderazgo porque era " demasiado directivo y no escucha lo suficiente".

En su labor al frente de la empresa, recortó costos y 7,500 puestos de trabajo, lo que apuntaló a la compañía para sortear la recesión global y redundó en un ahorro de 4,000 millones de dólares.

Aun en los primeros días después de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, en la que se perdieron 11 vidas, Hayward parecía capaz de sobrevivir.

Pero se fue convirtiendo en el centro de los sentimientos contra BP y sus meteduras de pata no le ayudaron. Exasperó a más de uno al afirmar que quería su " vida de regreso", al irse a una regata de yates en lugar de estar al pendiente del derrame, y con sus declaraciones ante los senadores en junio, en las que dejó la impresión de responder con evasivas.

El presidente Barack Obama dijo entonces que Hayward debía ser despedido, aunque BP calmó después las aguas políticas al crear un fondo de compensación de 20,000 millones de dólares para los afectados por el derrame.

Tom Bower, autor del libro " The Squeeze: Oil, Money and Greed in the 21st Century" ("La extorsión: petróleo, dinero y avaricia en el siglo XXI"), sugirió que la respuesta de Hayward ante el derrame en el Golfo de México era sintomática de cómo él "no había cambiado la cultura" de BP.

" Sabía lo que debía hacerse, pero no lo hizo adecuadamente. No estaba lo suficientemente enfocado", dijo Bower a BBC.

Pero David Cumming, director de inversiones de Standard Life Investments, dijo que Hayward es el chivo expiatorio del "apaciguamiento político" de BP con el fin de ayudar a reconstruir su reputación en Estados Unidos.

" Creo que Hayward ha sido tratado con dureza y creo que la partida de Hayward es prematura", afirmó. " Aún no sabemos todos los hechos del derrame".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes