Hijos adoptivos dueña Clarín aceptan extracción de muestras ADN

BUENOS AIRES (AP). Los hijos adoptivos de la dueña del grupo de medios argentino Clarín aceptaron el viernes someterse de forma voluntaria a una extracción de sangre en el marco de la causa que busca determinar si fueron sustraídos a personas desaparecidas durante la última dictadura militar.

Marcela y Felipe Noble presentaron un escrito a la jueza Sandra Arroyo en el que manifestaron además su voluntad de que sus muestras biológicas sean comparadas con las de todos los familiares de desaparecidos conservadas en un banco genético, a lo que hasta ahora se habían negado.

Alejandro Carrió, abogado de los hijos adoptivos de la empresaria Ernestina Herrera de Noble, dijo a AP que los hermanos decidieron poner fin una causa judicial que se prolonga desde hace diez años. "Están hartos de ser atacados y de que se digan mentiras sobre ellos. Tienen el estado anímico vencido por luchar tanto por sus derechos", dijo el letrado.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en la causa, exigía que los Noble cotejaran su perfil genético con el de todos los familiares de desaparecidos archivados en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Pero los hermanos sólo accedían a comparar su ADN con el de dos familias de desaparecidos.

En una entrevista concedida a AP hace un año afirmaron además que no están interesados en conocer su verdadera identidad y defendieron a su madre adoptiva.

En medio de una batalla judicial plagada de apelaciones, la Cámara Nacional de Casación Penal, el mayor tribunal penal del país, ordenó el pasado 2 de junio la extracción de muestras biológicas a ambos, con o sin su consentimiento, pero fijó un límite para la comparación de las mismas con las de un número determinado de familiares de desaparecidos.

Los hermanos Noble podían apelar esta decisión ante la Corte Suprema de Justicia pero decidieron no hacerlo y en su lugar aceptaron la extracción de muestras de sangre ante la jueza Arroyo, que lo había ordenado en diciembre de 2010.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, de 80 años, consideró una "muy buena noticia" la decisión de los jóvenes. "La vida de ellos era un infierno", dijo a Radio 10 De Carlotto, quien busca a su nieto sustraído durante la dictadura. AP intentó comunicarse con los abogados de la organización para saber su opinión, pero fue imposible.

"Es una noticia alentadora porque esto es lo que queremos desde hace más de diez años las Abuelas de Plaza de Mayo. Por fin se echará luz sobre esta cuestión", agregó.

Posteriormente, la organización de derechos humanos difundió un comunicado en el que afirmó que "las reiteradas obstrucciones que existieron en esta causa... nos obligan a mantener la cautela hasta verificar que los análisis se realicen con las debidas garantías".

El escrito agregó que "exigimos también que, como marca la ley, las muestras de Marcela y Felipe queden en el BNDG para poder cruzar su perfil con el de las familias que puedan incorporarse con posterioridad".

En el caso de Marcela Noble, la Cámara Nacional de Casación Penal había decidido limitar la comparación de los perfiles de ADN obtenidos de sus muestras a los perfiles de ADN de las muestras aportadas por parientes de personas detenidas o desaparecidas hasta el 13 de mayo de 1976. En el caso de Felipe Noble, también limitó la comparación a los de los parientes de personas detenidas o desaparecidas hasta el 7 de julio de 1976.

Esas son las fechas que figuran en el expediente judicial iniciado por Herrera de Noble para conseguir la adopción de los entonces bebés.

Abuelas de Plaza de Mayo señala que la adopción estuvo plagada de irregularidades. Así también lo consideró el juez Norberto Marquevich, quien en diciembre de 2002 ordenó la detención de la dueña de Clarín. Herrera de Noble permaneció algunas semanas bajo arresto y recuperó la libertad. El magistrado fue destituido poco después por el entonces Consejo de la Magistratura por mal desempeño de sus funciones.

Carrió dijo que la decisión de los hijos de Herrera de Noble, de 86 años, es "muy meditada". Señaló que los hermanos no quieren que esta causa se prolongue indefinidamente y que se sienten agredidos "por un Estado que se mete en la causa". Sostuvo que no quieren hablar con los medios y que han ordenado a los abogados que lo hagan por ellos.

La presidenta Cristina Fernández ha insistido en que se conozca la verdad sobre la identidad de los hijos de la dueña del gran conglomerado de medios, uno de los más importantes de América. El gobierno y el grupo Clarín están enfrentados desde hace más de dos años y la causa judicial por la identidad de los herederos se ha convertido en el campo de batalla.

A su vez, las Abuelas afirmaron en varias ocasiones que "intereses poderosos" intentan evitar que se conozca la verdadera identidad de los jóvenes.

Organismos de derechos humanos denunciaron la desaparición de 30.000 personas durante el régimen de facto de 1976 a 1983, entre ellas muchas embarazadas que dieron a luz en cautiverio. En general los bebés eran entregados mayormente a militares, quienes los inscribían con su apellido. Según Abuelas unos 500 niños nacieron en cautiverio o fueron secuestrados con sus padres. Los registros oficiales sólo dan cuenta de 13.000 desapariciones.

Carrió dijo que los hermanos Noble siguen dudando de la idoneidad del BNDG para hacer el estudio genético y la comparación de muestras. Dicho banco funciona en el Hospital Carlos. H. Durand de esta capital y por una ley de 2009 fue transferido a la órbita del Poder Ejecutivo.

El letrado señaló que pese a ello, ambos optaron por someterse a la extracción de sangre, saliva o cualquier otro material biológico porque "están pagando un precio muy alto" con la batalla judicial en curso.

Asimismo dudó que la jueza Arroyo se pronuncie este mismo viernes sobre la decisión de los hermanos, pero consideró que ordenará en muy corto plazo la extracción de las muestras biológicas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes