Hillary Clinton dice que ha tenido dificultades

Hillary Rodham Clinton dijo el martes que ella y el ex presidente Bill Clinton entienden "completamente lo difícil que es la vida para muchos estadounidenses", al tratar de aclarar las revelaciones que hizo sobre los problemas financieros que tuvo cuando su esposo salió de la presidencia y estaban "totalmente en la bancarrota" y no podían pagar la hipoteca de "varias casas".

El lunes, en una entrevista con ABC News, Clinton dijo que ella y su esposo Bill estaban en la bancarrota al final de su presidencia, ahogados por gastos legales y deudas. Clinton dijo que les costó trabajo financiar hipotecas de varias casas y la educación de su hija Chelsea.

Los republicanos contraatacaron y dijeron que estaba totalmente fuera de sintonía con los estadounidenses comunes que apenas pueden pagar sus gastos.

El martes Clinton dijo en el programa Good Morning America, de ABC, que ella y su esposo dejaron la Casa Blanca con casi 12 millones de dólares en deuda a comienzos de 2001. Pero también reconoció que "nos sentimos bendecidos en los últimos 14 años".

Dijo que la pareja ha pasado por "las mismas dificultades que mucha gente" y que "sabemos lo que es pasar por momentos duros".

Según las declaraciones fiscales de los Clinton presentadas en el 2000, la pareja tenía bienes entre 781.000 y casi 1,8 millones. Estas declaraciones permiten a los senadores reportar bienes en categorías amplias y en el caso de los Clinton señalan que debían entre 2,3 y 10,6 millones por honorarios legales a cuatro firmas de abogados por el trabajo realizado en investigaciones a los acuerdos financieros de la pareja durante los dos periodos presidenciales de Bill Clinton.

Las declaraciones sobre sus ingresos y deudas surgieron en medio de una gira de promoción de su nuevo libro, en la que la ex secretaria de Estado ha dejado entrever que está considerando seriamente postularse a la presidencia en 2016.

La promoción de "Hard Choices" encontró el martes por la mañana en un escenario bastante amigable: una sesión de autógrafos para la cual se agotaron las entradas en una librería Barnes & Noble en Union Square en Manhattan. Cerca de mil personas, algunas de las cuales durmieron en la calle para alcanzar un lugar, asistieron a la sesión de autógrafos y para saludar a Clinton. La multitud era el sueño de cualquier político: jóvenes, viejos, hombres, mujeres y gente de todos los colores. Muchos usaron botones y calcomanías que decían "Listos para Hillary" y esperaban con ansia la breve visita de la ex senadora por Nueva York.

"Está escrito para cualquiera que quiere pensar y saber sobre lo que está pasando en el mundo en la actualidad, por qué es importante Estados Unidos y por qué el mundo le importa a Estados Unidos", dijo. "Enfrentamos muchas decisiones difíciles en nuestro país para que siga siendo tan valiente y fuerte como debe ser".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7