Histórico paseo en Miami Beach cobra nueva vida

MIAMI BEACH ( AP). Da la impresión de que debería haber un portero y una cola de mujeres en tacones altos detrás del "1111" en neón rojo, al igual que en cualquier club de South Beach.

Pero éste no es un club. Es un estacionamiento ultramoderno, al aire libre, que se ha convertido en el acceso a la zona de cafés de Lincoln Road, en Miami Beach.

Su audacia es igualada en la otra punta del histórico bulevar por una sala de conciertos diseñada por Frank Gehry. Ambos edificios han recuperado como espacios públicos esquinas una vez arruinadas en Lincoln Road e inyectado un nuevo aire arquitectónico al tradicional Arte Deco y el Miami Modern que dominan el horizonte de la ciudad.

Incluso para South Beach suena ridículo que un estacionamiento pueda convertirse en una suerte de parque vertical. Pero es eso lo que ha sucedido con 1111 Lincoln Road desde que fue abierto hace un año.

Corredores suben y bajan las rampas temprano por las mañanas. Fotógrafos realizan sesiones y turistas disfrutan los panoramas. Una boutique parece flotar al borde del quinto piso. El estacionamiento fue despejado de autos en diciembre para fiestas de Art Basel Miami Beach. Se ha celebrado incluso una boda. En el último nivel está el penthouse de un promotor inmobiliario y árboles y lianas parecen bajar en cascadas de sus jardines.

Y los automovilistas no se limitan a estacionarse. Cuando salen de sus vehículos, mucho se dirigen primero a los bordes para disfrutar el panorama, antes de irse a los elevadores o las escaleras en el centro.

" A la gente le gusta este edificio no porque tiene tiendas famosas, sino porque hay cosas que mirar", dice el promotor Robert Wennett.

Wennett señala que no trató de hacer una pieza espectacular cuando adquirió el terreno y el edificio adyacente. Regulaciones de edificación básicamente requerían un estacionamiento para el sitio, pero Wennett deseaba algo que pudiese funcionar también como espacio público y recrease la entrada original a Lincoln Road.

Diseñada por la firma suiza Herzog & de Meuron --la misma que trabajó en el estadio Nido de Pájaro en Beijing para las olimpiadas del 2008--, la estructura de cemento gris parece inacabada en comparación con otros estacionamientos tradicionales. No tiene paredes exteriores, y sus siete niveles de estacionamiento se sienten más como terrazas con vistas panorámicas de los pequeños edificios de colores pastel que la mayoría de los turistas asocian como Miami Beach.

Una escalera grandiosa brota de una escultura de barras de acero. En la planta baja, las vidrieras de tiendas y el cartel de neón de "1111" se alinean con las tiendas más al este a lo largo de Lincoln Road. Todo conduce a una plaza de losas blancas y negras con estanques y una escultura nombrada en honor al arquitecto que diseñó Lincoln Road en los 60, Morris Lapidus.

La escultura es abierta, y parece siempre tener a alguien adentro, con el rostro apretado contra el vidrio, tratando de discernir las formas ondulantes del exterior.

El proyecto encarna esa actitud de " todo vale" que predomina en Miami Beach, dice Arthur Marcus, un arquitecto que organiza visitas a Lincoln Road por la Liga de Preservación de Diseño de Miami.

El estacionamiento y el edificio de Gehry consiguen todo eso al tiempo que usan los mismos elementos arquitectónicos hallados en la ciudad: concreto, sobras, espacios abiertos al exterior y una estatura relativamente pequeña.

Gehry creó un nuevo hogar para la New World Symphony a pedido de su fundador y director artístico, Michael Tilson Thomas. El arquitecto solía servir de niñero del antiguo prodigio musical cuando ambos vivían en Los Angeles.

El edificio blanco en forma de caja de zapatos tiene una pared de vidrio que revela el vestíbulo, una escalera en espiral y oficinas que parecen un montón de cajas. Las salas de ensayos están revestidas de vidrio, lo que hace algunas visibles desde el vestíbulo y otras desde la calle.

El diseño hace recordar los días en que el Miami City Ballet también tenía su espacio de ensayos en Lincoln Road, a unas pocas cuadras de la antigua sede de la sinfónica. Los transeúntes podían parar a ver a las bailarinas a través de vidrieras que ahora albergan una tienda de Gap.

Si el New World Center carece de las curvas externas de otras obras de Gehry, como el Museo Guggenheim en Bilbao, el Walt Disney Concert Hall en Los Angeles y el Jay Pritzker Pavilion en el Millenium Park de Chicago, eso se debe a que no es primariamente un edificio público, dijo el arquitecto en la inauguración.

La New World Symphony es una academia de música fundada en 1987. Desde 1989, estudiantes habían actuado, estudiado y ensayado en una antigua sala de cine de los años 30 en Lincoln Road.

Gehry empleó la mayoría de sus vuelos estilísticos para el interior del nuevo edificio, tales como una ola de metal azul sobre el bar del vestíbulo.

" Era más apropiado trabajar en este edificio desde el interior, porque es una instalación de enseñanza, algo para ser usado por estudiantes", dijo Gehry. " Es semiprivado, aunque la arquitectura te invita a entrar".

Thomas dijo que quería un edificio que rompiese las barreras entre músicos, la audiencia y personas intimidadas por la música clásica. El salón del vestíbulo, la pared exterior y espacios para solistas ocultos entre los asientos en la sala de conciertos están diseñados para nuevos formatos para el arte.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes