Holanda se prepara recibir víctimas avión malasio

Dos aviones militares portando los primeros cuerpos de las víctimas del avión estrellado de Malaysia Airlines despegaron el miércoles de las disputadas tierras del este de Ucrania, llevando algo de consuelo a los parientes que aún deben esperar para las identificaciones y a obtener respuestas sobre quién causó el desastre.

El Gobierno holandés declaró un día de luto nacional en el país, que se prepara para la llegada de los primeros cuerpos durante la tarde. El derribo del jueves mató a las 298 personas, la mayoría ciudadanos holandeses, que viajaban a bordo del avión de Malaysia Airlines.

Ucrania y las naciones occidentales están presionando a los rebeldes ucranianos pro rusos, que controlan la zona donde se estrelló el avión, para que permitan investigar sin restricciones el lugar. El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que emplearía su influencia con los rebeldes en este sentido.

Las autoridades estadounidenses tienen la certeza de que un misil derribó el avión, pero dicen no tener claro el papel de Rusia en el suceso.

Dos aviones militares de transporte, uno holandés y otro australiano, despegaron a mediodía de Ucrania en dirección a la base área de Eindhoven, para ser recibidos por el rey holandés Guillermo-Alejandro, la reina Máxima y el primer ministro, Mark Rutte, así como cientos de familiares de las víctimas.

Para la madre de uno de los muertos, la llegada de los cuerpos marcaba una nueva etapa en su luto y ponía fin al dolor de ver en televisión a las víctimas tiradas en los campos o las bolsas de cadáveres cargadas en un tren.

"Si tengo que esperar cinco meses a la identificación, puedo hacerlo", comentó antes de salir hacia Eindhoven Silene Fredriksz-Hoogzand, cuyo hijo, Bryce, viajaba con su novia Daisy Oehlers en el avión. "Esperar cuando los cuerpos estaban en el campo y en el tren fue una pesadilla".

El portavoz del gobierno holandés Lodewijk Hekking dijo que se esperaba la llegada de cerca de 60 ataúdes, pero el número no pudo confirmarse en un primer momento.

Aún no queda claro cuántos de los 282 cadáveres reportados fueron trasladados en el tren que llegó el martes a Kharkiv, ciudad controlada por Ucrania.

El responsable del equipo internacional a cargo de gestionar los cadáveres, el holandés Jan Tuinder, dijo que a bordo del tren había al menos 200 cuerpos, y que podrían encontrarse más restos al examinar por completo las bolsas de cadáveres.

Por su parte, la División británica de Investigación de Accidentes Aéreos dijo el miércoles que las autoridades holandesas habían entregado las dos "cajas negras" del avión en la base de la agencia en Farnborough, en el sur de Inglaterra, donde se descargará la información de los registros de datos y voz.

La Junta Holandesa de Seguridad anunció que liderará el equipo internacional de 24 investigadores, y dijo que el acceso sin trabas al lugar donde cayó el avión es clave.

"En este momento no hay garantías sobre la seguridad de los investigadores en el lugar", dijo la junta, añadiendo que "otra partes" están trabajando para ganar acceso al lugar y asegurarlo.

Los restos de la aeronave cayeron en territorio controlado por los separatistas pro rusos que han estado luchando contra el gobierno de Kiev desde abril. Fuentes estadounidenses dijeron que el avión probablemente fue derribado por un misil, lo más probable por accidente.

La Unión Europea impuso sanciones el martes contra Rusia, pero se abstuvo de atacar a sectores enteros de la economía rusa a la espera de una evidencia más clara del papel de Moscú en el desastre.

Altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron el martes que Rusia era responsable de "crear las condiciones" que llevaron al accidente, pero no ofrecieron pruebas de la participación directa del gobierno ruso.

Los funcionarios, que hablaron con la prensa a cambio de no ser identificados, dijeron que el avión probablemente fue derribado por un misil SA-11 tierra-aire disparado por los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania. Los funcionarios citaron como indicios comunicaciones interceptadas, fotos de satélite y mensajes en los medios sociales subidos por separatistas, algunos de los cuales han sido autenticados por expertos estadounidenses.

Los funcionarios de inteligencia se mostraron cautelosos en su evaluación, teniendo en cuenta que, aunque los rusos han proporcionado armamento a los separatistas en el este de Ucrania, Estados Unidos no tenía ninguna prueba directa de que el misil utilizado para derribar el avión de pasajeros procediera de Rusia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7