Para Hollande, chaparrón y baños de multitudes entre los actos

PARÍS, ( AFP). La lluvia fue una invitada inesperada el martes cuando el nuevo presidente francés recorría la avenida parisina de los Campos Elíseos a bordo de un automóvil descubierto, y François Hollande se aguantó estoicamente el chaparrón, llegando empapado al Arco del Triunfo.

El recorrido de la célebre avenida antes de un homenaje en la tumba del soldado desconocido situada en el Arco del Triunfo, es una tradición tras la investidura de los presidentes franceses.

El chaparrón se desencadenó justo cuando Hollande salía del palacio presidencial, de manera que el flamante jefe de Estado estaba totalmente empapado cuando se inclinó ante la tumba del soldado desconocido.

Después, François Hollande tuvo un baño de multitudes, mucho más cálido, saludando al público presente. Tras ello recorrió la avenida en sentido contrario. Su compañera, Valérie Trierweiler, no participó en ese acto.

Poco más tarde, Hollande se prestó a un nuevo baño de multitudes, no previsto en el protocolo, después del almuerzo que mantuvo con ex primeros ministros.

Al salir del palacio presidencial para dirigirse al jardín de Tullerías, donde rindió homenaje al "padre" de la escuela pública gratuita en Francia, Jules Ferry, Hollande bajó del automóvil y fue al encuentro de las personas que se encontraban a lo largo de las aceras, que lo recibieron con gritos de "François presidente".

Los servicios de seguridad, que no esperaban esa iniciativa del presidente, se desplegaron rápidamente alrededor de Hollande que, sonriente, estrechó manos y besó a algunas personas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7