Honduras: Diálogo retoma acuerdo de San José

TEGUCIGALPA (AP). Delegados del presidente de facto Roberto Micheletti y del depuesto mandatario Manuel Zelaya acordaron revisar el acuerdo de San José como primer punto de una agenda que seguirán desarrollando hoy jueves, al término de una primera reunión instalada bajo el respaldo de la OEA en busca de una salida a la crisis política que agobia a Honduras.

El acuerdo de San José fue impulsado por Costa Rica e incluye en su primer punto la restitución de Zelaya.

"La agenda gira alrededor de la revisión del acuerdo de San José", dijo a la AP Vilma Morales, ex magistrada de la Corte Suprema de Justicia y uno de los tres representantes de Micheletti en la mesa de diálogo instalada el miércoles, la cual contó con la presencia del secretario general de la Organización de los Estados Americanos, así como de cancilleres del hemisferio y funcionarios del gobierno de Estados Unidos y de las Naciones Unidas.

La mesa de diálogo está conformada por tres representantes tanto de Zelaya como de Micheletti. Al término de la primera reunión las partes acordaron una agenda simple de tres puntos: La aprobación del acuerdo de San José, el nombramiento de una comisión para la adecuación de las reformas propuestas, y propuestas y procedimientos para un nuevo pacto social y político en Honduras, explicó a la AP Juan Barahona, quien representa al Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado, el cual demanda la restitución de Zelaya.

Barahona explicó que el jueves las pláticas se centraran en el acuerdo de San José.

"Para la discusión de mañana (jueves) se centrará en el punto uno del acuerdo, que es la restitución de Zelaya. Ellos (los delegados de Micheletti) quieren discutir al acuerdo de atrás hacia adelante, nosotros insistimos en discutirlo en orden", apuntó.

Aparte de la agenda, los negociadores acordaron la metodología de las negociaciones en la que quedó establecido "llevar un proceso totalmente democrático de diálogo, que permita que la sesión sea moderada, coordinada, alternadamente entre los miembros", dijo por su parte Morales.

Durante la instalación de la mesa de diálogo, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pidió que en las conversaciones se consideraran los puntos del acuerdo de San José, planteado hace dos meses en Costa Rica.

Y destacó del acuerdo cinco puntos principales para el diálogo. Así, instó a los negociadores a buscar un consenso sobre el restablecimiento de Zelaya en el cargo y que pueda completar normalmente su periodo de cuatro años el 27 de enero a fin de entregar el mando al vencedor de las elecciones generales del 29 de noviembre.

Los otro cuatros restantes son la formación de un gobierno de unidad, garantías de que Zelaya no exigirá iniciativas para reformar la constitución, amnistía por delitos políticos y los mecanismos de supervisión internacional.

Luego de la instalación de la mesa de diálogo, la misión de la OEA se trasladó a la casa presidencial, donde se reunió con Micheletti. Posteriormente se desplazaron a la embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado Zelaya desde que llegó inesperadamente a Honduras el 21 de septiembre.

Micheletti le reclamó a la OEA el haberlo condenado, apresuradamente, según dijo, y le suplicó que reconozca las próximas elecciones y suspenda las sanciones contra Honduras, poco después que se iniciara un diálogo entre sus delegados y los de Zelaya en busca de una salida a la crisis.

"Por favor, les suplico, no sean malos y (no) dejen a nuestro país sin reconocerle las elecciones... este es un país noble, bueno, que no merece que ustedes hayan cerrado las ayudas financieras a Honduras", dijo Micheletti en una efusiva declaración ante Inzulsa y la delegación de cancilleres.

En la presidencia Micheletti le dijo a los diplomáticos: "ustedes no saben la verdad o no quieren saberla... no quieren saber lo que pasó antes del 28 de junio".El presidente de facto aseguró a la misión de la OEA que "las elecciones se realizarán y la única forma de detenerlas es que nos invadan, que nos ataquen (del exterior)... y si soy obstáculo (para el diálogo) me hago a un lado, pero exijo que este señor (Zelaya) también se haga a un lado".Mientras se instalaba la mesa de negociación, la policía antimotines lanzaba gases lacrimógenos a unos 200 manifestantes que protestaban en la embajada de Guatemala, donde un grupo de indígenas hondureños busca asilarse por aducir que son perseguidos por las autoridades.

La crisis en Honduras estalló el 28 de junio cuando Zelaya fue derrocado por los militares que lo expulsaron del país tras intentar modificar la constitución. El Congreso nombro a Micheletti como gobernante, quien sostiene que no hubo golpe de Estado sino una sucesión presidencial.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes