Honduras: Dudas y temor frente a comicios postgolpe

TEGUCIGALPA ( AP). Los hondureños tienen frente a sí unas elecciones cuya legitimidad es puesta en duda por muchos dentro y fuera del país debido al golpe de estado que las precedió, pero la participación en los comicios del domingo quizás disipe ese velo que los empaña.

Manuel Zelaya, el presidente derrocado en junio, y sus partidarios exhortan a la población a abstenerse de participar en las elecciones, mientras las autoridades afinan los últimos detalles.

" Hoy por la mañana repartimos el material electoral en la capital y con eso queda todo distribuido en todo el país... sólo queda esperar a que la gente llegue a los centros de votación", dijo el sábado a The Associated Press el director electoral encargado de la logística del Tribunal Supremo Electoral, Carlos Romero.

Unos 4,6 millones de hondureños están llamados a elegir presidente, diputados y alcaldes. Una encuesta de finales de octubre daba una cómoda ventaja de 16 puntos a Porfirio Lobo, candidato del Partido Nacional, sobre Elvin Santos, del Partido Liberal, al que pertenecen Zelaya y su sucesor de facto Roberto Micheletti.

La madrugada del sábado, un pequeño artefacto estalló en las oficinas de Radio América y otro en el bulevar Morazán, uno de los principales de la capital. Durante casi todas las noches de la semana antes de los comicios, hubo explosiones como éstas en la capital, que aparte de daños menores no han dejado víctimas.

" Hay tantos rumores que va a haber relajo, con esto de las bombas y todo, da un poco de temor. Pero acá en Honduras somos mucho tilín tilín y nada de paleta. Hablamos mucho y no hacemos nada", dijo Eduardo Ordóñez, un dependiente de 24 años. Dijo que no votará.

" ¿Para qué, si después al que yo ponga cualquiera me lo puede quitar?", reflexionó.

El Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, que se organizó desde el mismo 28 de junio, fecha en que Zelaya fue defenestrado, convocó a un " toque de queda popular" en el que llama a la población a no salir de casa entre las seis de la mañana y las seis de la tarde. En Honduras hay pena de prisión de 4 a 6 años por incitar a no votar.

" ¿Vale la pena perder la vida por mancharse el dedo (con tinta, la marca que reciben quienes han votado), por avalar este golpe de Estado y blanquear las elecciones? Claro que no", dijo Rafael Alegría en un comunicado de prensa de la Resistencia.

" Yo no voy a votar, no porque esté con uno o con otro sino porque nadie cumple. La situación actual del país habla por sí sola", se quejó Ariel Ramos, un contador de 26 años.

La población hondureña está dividida entre quienes simpatizan con el gobierno de facto instalado a partir del golpe y los que no. Ambos bandos se acusan de estar detrás de las explosiones.

Micheletti, quien dijo que desde el miércoles se alejaría de la vida pública para no interferir con el proceso electoral, pidió explícitamente el sábado a la Resistencia, mediante la radio HNR, " no pongan bombas que maten a la gente porque eso no lo merece este país que sólo quiere paz y vivir en democracia".

El líder de la Resistencia, Juan Barahona, acusó al gobierno de facto de las explosiones. " Si hay bombas y otros atentados serán de los militares y la policía porque la gente de la Resistencia estará en sus casas", sentenció.

Zelaya ha calificado las elecciones como " ilegales" y como un intento de legitimar el golpe de estado. " El que salga electo en unas elecciones ilegales será igual de ilegal", dijo en declaraciones a periodistas desde la embajada de Brasil, donde está encerrado desde el 21 de septiembre.

Lobo, quien busca presentarse como opositor, asegura que tanto Zelaya como Micheletti forman parte " del gobierno del partido liberal".

Santos aseguró el sábado que Lobo " ha sido uno de los principales actores, gestores y protagonistas de la situación política vernácula".

Santos añadió que las elecciones " son el centro de la solución a la crisis política" Y se quejó que " la comunidad internacional ha tomado como rehén el proceso eleccionario".

Héctor Galdámez, un comerciante de 53 años, dijo que el domingo irá a votar. " Yo soy liberal, pero voy a votar cruzado, para castigarlos... de alguna forma tienen que entender", dijo.

El próximo presidente encontrará un país dividido y aislado por varias naciones que repudiaron el golpe militar y se rehusan a reconocer los comicios.

Sin embargo, esta semana Estados Unidos, Costa Rica y Perú anunciaron abiertamente que reconocerán las elecciones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes