Honduras: ONU investiga denuncias de presuntos mercenarios

GINEBRA ( AP). Funcionarios de la ONU dijeron estar preocupados ante las informaciones de que los terratenientes de Honduras contrataron a ex paramilitares colombianos como mercenarios ante la posibilidad de violencia originada por las tensiones gubernamentales.

Un grupo de trabajo de la ONU sobre mercenarios dijo haber recibido informaciones de que hasta ahora unos 40 ex miembros de Autodefensas Unidas de Colombia han sido contratados.

Los ex paramilitares tienen como fin proteger vidas y haciendas " de más violencia entre los partidarios del gobierno de facto y los del depuesto presidente Manuel Zelaya", dijo el grupo de la ONU.

" Otras fuentes mencionaron la formación de un grupo de 120 personas de paramilitares de varios países de la región para respaldar el golpe en Honduras", dijo la comisión de cinco miembros.

Agregaron que también recibieron denuncias del uso indiscriminado de " artefactos acústicos de largo alcance" por parte de la policía y los mercenarios contra Zelaya y sus seguidores refugiados en la embajada brasileña de Tegucigalpa.

Los artefactos pueden emitir sonidos al concentrar mandos de voz emitiendo un ruido parecido a la alarma de un automóvil que puede ser escuchado a casi cuatro kilómetros (dos millas) de distancia.

" Pedimos a las autoridades hondureñas que adopten todas las medidas prácticas para evitar el uso de mercenarios en su territorio y que investiguen a fondo las denuncias relativas a su presencia y actividades", dijo el grupo.

Los funcionarios de la ONU destacaron que Honduras forma parte de la Convención Internacional contra el reclutamiento, uso, financiación y entrenamiento de mercenarios.

El grupo está integrado por Shaista Shameem, de Fiji, Najat al-Hajjaji, de Libia, Amada Benavides de Pérez, de Colombia, José Luis Gómez del Prado, de España y Alexander Nikitin, de Rusia.

Zelaya fue derrocado el 28 de junio por un golpe de estado civil respaldado por los militares que paralizó al país centroamericano con protestas callejeras, la suspensión de la ayuda extranjera, el aislamiento diplomático y el enfrentamiento entre el derrocado mandatario y el secretario general de su propio partido, el presidente de facto Roberto Micheletti.

La crisis empeoró cuando Zelaya regresó al país a fines de septiembre y se refugió en la embajada brasileña.

Gobiernos de todo el mundo han insistido que el derrocado presidente finalice su mandato y vuelva al poder a tiempo para los comicios de noviembre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes