Huracán Bill se fortalece en el Atlántico

PUERTO PRINCIPE (AP). El primer huracán en el Atlántico este año alcanzó la categoría 2 ayer lunes en el océano, mientras que otros dos sistemas de tormentas más débiles llenaron de lluvia el noreste del Caribe y el norte de la Florida.

Los vientos del huracán Bill llegaron a 160 kilómetros por hora (100 millas por hora) y se espera que en los próximos dos días el meteoro adquiera gran fuerza, con vientos de 177 kilómetros por hora (110 millas por hora) a medida que avanza en una ruta que los meteorólogos pronostican llegará cerca de Bermuda para fines de la semana. El lunes en la noche se ubicaba a 1.395 kilómetros (865 millas) al este de las Antillas Menores.

El huracán ya es muy grande, con vientos tropicales que se extienden unos 320 kilómetros (200 millas), por lo que Bermuda podría ser azotada por éstos incluso si Bill no llega a la isla directamente, dijo Nick Camizzi, meteorólogo en el servicio de pronóstico del clima en ese territorio británico.

"Desde luego que lo estamos vigilando", agregó.

Aún es muy pronto para determinar si el huracán amenazará la costa este de Estados Unidos, dijo John Cangialosi, meteorólogo en el Centro Nacional de Huracanes. No se espera que golpee Florida.

"Ciertamente que el sistema es grande y a la larga será un huracán poderoso", dijo Cangialosi. Pero las aguas más frías podrían debilitarlo cuando avance más hacia el norte.

Lo que comenzó como la tormenta tropical Ana se debilitó hasta convertirse en una depresión tropical a medida que pasó con rapidez por las islas de Sotavento, las islas Vírgenes de Estados Unidos y las de Gran Bretaña, así como Puerto Rico, aparentemente avanzando con demasiada velocidad como para causar algo más que algunas inundaciones menores.

Pero incluso a medida que el sistema se disipaba todavía representaba una amenaza potencial a la Española, la isla compartida por Haití y la República Dominicana, donde las empobrecidas comunidades asentadas en la ribera de los ríos son extremadamente vulnerables a las inundaciones.

Al caer la noche la tormenta estaba arrojando lluvia en el este de Dominicana y en partes del valle de Cibao, en la región central del país, cerca de Santiago, dijo Carlos Paulino, del Centro de Operaciones de Emergencias en Santo Domingo.

Se emitieron alertas de inundación para 12 de las 32 provincias del país, y aproximadamente 34 familias fueron evacuadas a refugios en el norte como una medida preventiva.

Las autoridades en el vecino Haití, devastado el año pasado por cuatro tormentas sucesivas que mataron a unas 800 personas y dejaron daños por 1.000 millones de dólares, dijeron sentirse aliviadas de que Ana se hubiese debilitado. Sin embargo, se advirtió a los residentes que siguieran siendo cautelosos cerca de los ríos y las áreas costeras.

En Puerto Rico, las lluvias de Ana inundaron avenidas en la capital San Juan, y tres escuelas cerraron como precaución en la ciudad costera norteña de Arecibo.

A lo largo del brazo territorial de la Florida, la tormenta tropical Claudette se debilitó rápidamente tras tocar tierra en Fort Walton Beach, y fue degradada a depresión con vientos de unos 50 kph (30 mph).

No se esperaba que produjera inundaciones significativas a medida que avanzaba con rumbo noroeste en territorio de Alabama y Misisipí.

Más adentro en el Pacífico, el huracán Guillermo se debilitó, convirtiéndose en tormenta tropical con vientos sostenidos máximos cercanos a 95 kph (60 mph). Guillermo estaba a unos 1,120 kilómetros (695 millas) al este de Hilo, Hawai, y avanzaba con rumbo oeste-noroeste a una velocidad cercana a los 28 kph (18 mph).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes