Huracán Ike causa daños en Cuba, avanza hacia La Habana

CAMAGUEY, Cuba (AP). El mortal huracán Ike rugía hoy lunes sobre Cuba, convirtiendo construcciones en escombros y enviando olas por encima de las casas. Unos 900.000 cubanos evacuaron la zona afectada, mientras los meteorólogos indicaban que podría dirigirse hacia La Habana en las próximas horas, y A Luisiana o Texas esta semana.

Ike, que golpeó a las Bahamas y empeoró las inundaciones en Haití que ya han matado a 319 personas, tocó tierra en Cuba como un temeroso huracán de categoría 3, antes de perder algo de fuerza el lunes.

El huracán, sin embargo, era todavía un potente meteoro de categoría 2, mientras recorría la columna vertebral de Cuba.

Mientras tanto fue emitida la madrugada del lunes una advertencia de tormenta tropical para los cayos del estado de Florida en el sureste de Estados Unidos.

A las 0900 GMT, Ike tenía vientos máximos sostenidos de casi 169 kilómetros por hora (105 millas por hora), por abajo de los 195 kph (120 mph) de tres horas atrás, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Según los especialistas, Ike podría seguir perdiendo fuerza el lunes mientras avanza por el centro de Cuba debido al contacto con tierra firme.

En la mañana del lunes, el ojo del huracán estaba a unos 64 kilómetros (40 millas) al este-sureste de Camagüey y se desplazaba hacia el oeste a 24 kph (15 mph), para salir por algún lugar cercano a La Habana en las próximas horas, posiblemente el martes.

Los vientos en Camagüey comenzaron a golpear por la noche del domingo. "Casi no dormimos anoche, fue sólo 'bum bum bum'. Como éste nunca he vista en mi vida tanta fuerza. Le asusta a uno", dijo a AP la residente Olga Alvarez.

De acuerdo con los meteorólogos, el huracán podría ingresar después al Golfo de México y llegar a Luisiana en el sureste de Estados Unidos. La categoría 2 lo ubica abajo de la mitad de la escala internacional de cinco niveles. Con categoría 3 arrasó casas y derribó árboles en el Caribe.

Al menos 900.000 personas fueron desalojadas en Cuba y llevadas a refugios o tierras altas ante la presencia de Ike, que antes golpeó a las Bahamas y agravó en Haití las inundaciones que cuatro meteoros han causado en un mes 319 muertes.

En declaraciones a la televisión estatal, el vicepresidente cubano Carlos Lage dijo que la isla se preparaba para un fuerte golpe.

Varias provincias cubanas entraron en alerta ciclónica por Ike, dijeron las autoridades cubanas que lo calificaron de "poderoso" y "peligroso".

Desde la localidad de Baracoa, donde se hicieron sentir los primeros vientos, se reportaron olas de siete metros de alto y las aguas entraron hasta seis cuadras al interior de la pequeña ciudad del oriente de Cuba. La televisión mostró imágenes dramáticas del Malecón de esa ciudad oriental.

El domingo por la tarde, el ex presidente Fidel Castro, quien convalece de una enfermedad, exhortó a los cubanos a mantener al máximo las medias preventivas para continuar con el récord de Cuba de no tener víctimas fatales durante estos ciclones. Este es el segundo huracán de gran intensidad que golpea a la mayor de las Antillas en menos de 10 días.

En el sureste de Estados Unidos, la población y los turistas en Cayo Hueso en el estado de Florida recibieron la orden de salir porque Ike podría llegar el martes. La carretera que comunica a la isla fue abarrotada.

Según los meteorólogos, el huracán podría tocar tierra durante la semana entre la península de Florida y la costa de Texas, quedando en medio Nueva Orleáns otra vez.

Ike ha frenado los trabajos para normalizar la producción de crudo y gas en el Golfo de México, afectada por el anterior huracán, Gustav.

Ike azotó primero las islas Turcos y Caicos, donde dañó el 80% de la viviendas del archipiélago dejó centenares de damnificados, dijo el primer ministro Michael Misick.

En República Dominicana, un agricultor murió aplastado por un árbol derribado por las lluvias y los vientos que generó Ike. El Centro de Operaciones de Emergencias de Dominicana informó que el ciclón dejó 11.915 personas desplazadas, dos puentes caídos y cinco carreteras bloqueadas.

Mientras, la tormenta tropical Lowell se movía en forma paralela a la costa de México en el Pacífico con vientos sostenidos de 96 kph (60 mph). Pero el Centro Nacional de Huracanes predijo que podría virar hacia la península de Baja California en el noroeste mexicano al final de la semana.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes