El ICE arresta a 115 personas en San Diego

Agentes federales de inmigración arrestaron a 115 personas durante un operativo de tres días en el área de San Diego, en un contexto de crecientes tensiones entre el gobierno de Donald Trump y el estado de California en torno a la aplicación de las leyes migratorias.

Fue el tercer operativo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en California en apenas un mes. Uno que se llevó a cabo en el área de Los Ángeles derivó en 212 arrestos, y en otro en el norte de California se realizaron 232 detenciones.

En la operación en el norte del estado, el director interino de la agencia, Thomas Homan, dijo que 800 “delincuentes” eludieron ser capturados porque la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, le advirtió al público que el operativo se iba a efectuar horas antes de que comenzara. La declaración de Homan, repetida por el secretario de Justicia federal Jeff Sessions, fue recibida con escepticismo. El portavoz de la agencia en San Francisco dijo que era falsa y renunció por ello.

El operativo en San Diego tenía como objetivo la captura de 533 personas que han sido declaradas culpables o acusadas de un delito, se les ha ordenado salir de Estados Unidos, o se sabe que reingresaron al país ilegalmente tras haber sido deportadas previamente, dijo Greg Archambeault, director de la oficina de campo en San Diego para la aplicación de la ley y las operaciones de expulsión.

La tasa usual de arrestos de la agencia en este tipo de operativos es de aproximadamente el 30%, agregó Archambeault. Las autoridades indicaron que el clima lluvioso y la decisión de recortar la operación en un día impidieron que se realizaran más detenciones.

El identificar a las personas que serán arrestadas requiere cuidadosos preparativos, entre ellos, verificar los registros públicos y vigilar los hogares donde se efectuarán las redadas.

A equipos de seis agentes en San Diego se les pidió que identificaran 100 personas a detener en el operativo, y que se les diera prioridad a las que tuvieran los antecedentes delictivos y de inmigración más graves. Agentes de Los Ángeles, Phoenix y Salt Lake City acudieron para apoyar durante dos días.

Los agentes de inmigración por lo general no llevan órdenes de cateo, por lo que algunos grupos activistas recomiendan a las personas no abrir la puerta voluntariamente. En algunos casos, los agentes visitan domicilios viejos o la persona que buscan no está en casa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes