Iglesia polaca quiere reliquias de Juan Pablo II

ETIQUETAS

VARSOVIA (AFP) - La Iglesia polaca quiere que las reliquias de su amado papa Juan Pablo II, fallecido en 2005, le sean entregadas por el Vaticano tras su beatificación, pese a que algunos jerarcas deploran la idea de trocear su cuerpo.

"Cualquier decisión sobre las reliquias incumbe exclusivamente al Vaticano", explica a la AFP el portavoz del Episcopado, Jozef Kloch. "Aun así, podemos esperar que algunas de ellas sean transferidas a los fieles polacos. Cuáles, no lo sabemos", agrega.

"Existe una vieja tradición por la que las reliquias de un santo son distribuidas entre varios lugares de culto dispersados por el mundo", declara por su parte el arzobispo de Varsovia, Kazimierz Nycz, al diario Gazeta Wyborcza.

A falta de ver a Juan Pablo II inhumado en su tierra natal, a muchos polacos les gustaría que como mínimo su corazón fuera enviado a Polonia para descansar al lado de los reyes en el castillo de Wawel, en Cracovia (sur).

"Confío en que la Iglesia universal tomará una decisión sabia al respecto. Está claro que no debemos militar por recibir unas partes precisas del cuerpo del Papa, sería algo indecente. El ejemplo de su vida es más importante que las reliquias que obtendremos", subraya monseñor Nycz.

Pero a la espera de la beatificación de Juan Pablo II, las parroquias ya han formulado sus demandas para obtener las reliquias del papa polaco.

El padre Tadeusz Juchas, cura del santuario de Ludzmierz (sur), espera que su nueva iglesia llevará el nombre del futuro santo y que albergará sus reliquias.

"Hemos presentado una petición a nuestro superior, el arzobispo de Cracovia, monseñor Stanislaw Dziwisz", explica a la AFP.

"Rezamos por su beatificación y esperaremos una decisión como todos los otros", agrega.

En Ludzmierz, los montañeses de la región de Tatras, muy creyentes, ya veneran a Karol Wojtyla como un santo.

"Venía a menudo a Ludzmierz en tanto que religioso joven, después como obispo y arzobispo de Cracovia y como Papa visitó la parroquia en 1997", subraya el padre Juchas.

Otros santuarios como los de Jasna Gora (sur) y Lichen (oeste) figuran igualmente entre los candidatos con más posibilidades, según el Gazeta Wyborcza.

Por su parte, el arzobispo de Cracovia, Stanislaw Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II durante décadas, se opone a desmembrar su cuerpo.

"Para el arzobispo, las reliquias más preciadas del Papa son las encíclicas que dejó y no su corazón", defiende su portavoz Robert Necek.

"La comunión con los difuntos no debería consistir en una comunión con sus huesos", agrega el padre Adam Boniecki, antiguo amigo del Papa y redactor en jefe del semanario católico liberal Tygodnik Powszechny.

Los polacos esperan que Juan Pablo II sea beatificado el 16 de octubre, en ocasión del trigésimo aniversario de su elección al trono del Vaticano.

La beatificación es una etapa obligatoria antes de la canonización y de la obtención del estatuto de santo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes