Illinois promueve carpa asiática para combatir hambre

CHICAGO (AP). Funcionarios de Illinois esperan que servir la especie invasora en platos sea la solución para dos problemas: Impedir que ese pez foráneo ingrese a los Grandes Lagos y aliviar el hambre que sufre un número creciente de personas.

Pero el plan enfrenta grandes obstáculos, principalmente superar la aversión de mucha gente a la idea de comerse un pez que llega a pesar 45 kilogramos y en ocasiones salta sobre la superficie del agua, una característica reflejada en YouTube.

"Estamos en aguas desconocidas", dijo el portavoz del Departamento de Recursos Naturales de Illinois, Chris McCloud. "¿Por qué sacarlos y colocarlos en un basurero cuando uno puede usarlos para bien? Si podemos ir más allá de las percepciones ... podemos demostrar que va a ser un alimento muy nutritivo y barato".

Recientemente, el departamento lanzó una campaña para cambiar la imagen del pez y demostrar cómo preparar la espinosa carne. Las autoridades han conseguido la colaboración del chef de Luisiana Philippe Parola, que se ha vuelto un promotor nacional del pescado invasor, cuyo sabor, dice, es similar al del dorado.

Aún faltan meses para que la carpa asiática llegue a los comedores populares y bancos de alimentos, dice Tracy Smith, director de Feeding Illinois, que abastece a bancos de alimentos y colabora con el proyecto.

La idea se basa en un programa estatal que permite a los cazadores donar carne de venado para ser molida y distribuida en bancos de alimentos. Pero no existe aún un sistema para capturar carpa asiática en grandes cantidades y limpiar y distribuir la carne. Y las autoridades no han decidido cuál es la forma más eficiente de repatir el pescado: Molido o en filetes deshuesados.

Aunque comer la carpa asiática no es algo novedoso _se la consume en China y en restaurantes elegantes, entre otros lugares_ el primer paso para llevarlo a las masas en Estados Unidos es contrarrestar la aversión que puede sentir la gente.

La tarea no parece fácil. Visitantes recientes al Banco de Alimentos de Nuestra Señora de la Gracia en Chicago se mostraron escépticos. El banco coloca comida enlatada, carne y pan en bolsas plásticas para personas necesitadas. Si la carpa es incluida en las bolsas, sería colocada con la carne, obligando a la gente a descubrir por su cuenta cómo prepararla.

"Yo no la comería", dijo Vincent Williams, de 49 años, un ex empleado bancario, con una expresión de asco.

"¡Puaj!, no sé. Quizás", dijo Christopher Cain, de 25 años, ex empleado de una compañía de mudanzas.

La carpa asiática fue importada de China y escapó al río Mississippi en los años setenta. Se han diseminado por decenas de vías fluviales, con la carpa cabezona en decenas de estados y la carpa plateada en más de una decena. La carpa cabezona llega a medir más de un metro y pesar 45 kilos, mientras que la plateada es conocida por saltar del agua cuando se asusta, a veces golpeando a personas en botes con fuerza suficiente como para quebrarle huesos.

Si la carpa asiática llegase alguna vez a los Grandes Lagos _ rompiendo barreras eléctricas cerca de Chicago _ podría diezmar las reservas alimentarias y causar la extinción de especies nativas, dañando una industria pesquera de 7.000 millones de dólares.

Funcionarios dicen que se capturan carpas cerca del Chicago Sanitary and Ship Canal, una conexión artificial entre el Lago Michigan y el sistema fluvial del Misisipí, como parte de un plan para controlar la población.

Expertos en nutrición y ciencia de alimentos dicen que la carpa es un pez de bajo contenido de mercurio, porque no consume otros peses, y alto contenido en Omega-3. Illinois ha estado enviando parte de sus carpas a China, donde la demanda es grande. Recientemente, el gobernador Pat Quinn, durante una visita a China, probó la carpa, y dijo que sabía a tilapia.

Activistas que combaten el hambre en Illinois apoyan la idea de servir carpa, especialmente dada la creciente demanda de subsidios alimentarios. Un promedio de 1,8 millones de personas emplean el Programa de Asistencia Nutricional del estado cada mes, comparado con 1,2 millones mensuales en el 2006.

"Es una crisis", dice Smith, de Feeding Illinois. "Se va a necesitar soluciones imaginativas para lidiar con la situación".

El chef Phillip Foss estuvo entre los primeros en servir la carpa asiática en un restaurante de lujo en Chicago. Entre las recetas en su blog, thepickeledtongue.com, está una de "Carp-accio", que emplea pepino y sandía. Foss dice que no es fácil cortar la carne en filetes, a causa de las espinas, pero que la gente puede prepararla molida.

"Prepara una salsa boloñesa de pescado que todo el mundo disfrute. Entonces revela que realmente comieron carne de carpa asiática", dijo.

Las autoridades de Illinois no son las primeras en Estados Unidos en presentar una solución humanitaria al problema de la carpa asiática. A finales del 2010, la Universidad Estatal de Luisiana, en colaboración con un grupo sin fines de lucro, produjo carpa enlatada para enviarla a Haití.

Crearon un producto en salsa picante con la consistencia de salmón enlatado. Las pruebas en Haití fueron todo un éxito, dijo Julie Anderson, profesora del centro de agricultura de la universidad. El proyecto está varado a causa de problemas de financiamiento y otros, pero Anderson tiene esperanzas de que se reactive.

Dijo que cuando la carpa enlatada fue servida con galletas en una fiesta navideña, los comensales se mostraron deleitados.

"Uno escucha decir que la carpa asiática es un problema, una molestia", dice Anderson. "La gente no asocia las molestias con una buena cena".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes