Imposible identificar a algunas víctimas de accidente

MADRID (AP). El gobierno español informó el lunes que 90 de las 154 personas muertas en el accidente aéreo de la semana pasado han sido identificadas, pero agregó que no podría garantizar que serán identificados todos los cadáveres.

El trabajo de identificación se realiza de manera ininterrumpida, afirmó el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba a la radioemisora Cadena Ser. "Trabajamos noche y día", agregó Pérez Rubalcaba a reporteros después de visitar un hospital donde se encuentran dos de las 18 personas que sobrevivieron al desastre.

Los cadáveres de numerosas víctimas del percance ocurrido el miércoles al estrellarse un avión de Spanair en el madrileño aeropuerto de Barajas quedaron irreconocibles por las llamas y los médicos forenses estudian muestras genéticas para identificarlos.

El ministro explicó que el procedimiento se demoraba más de lo previsto por las condiciones de algunos restos y por la dificultad para conseguir las muestras de ADN de parientes de extranjeros que murieron en el desastre. Una de las víctimas era un menor adoptado en un tercer país.

Ante esos problemas, el ministro dijo que no podría garantizar que serán identificados todos los restos humanos.

Rubalcaba aseguró que el procedimiento de la identificación era realizado en forma meticulosa por el temor de algunas familias a posibles errores.

El asunto es relevante en España por un caso ocurrido en mayo de 2003. Un contingente de 62 soldados españoles de las fuerzas de paz en Afganistán que regresaba a su país murieron cuando el avión en que viajaban se estrelló en Turquía. En la identificación de los cadáveres hubo errores y varias familias recibieron restos equivocados.

Entretanto, las autoridades dijeron que las inspecciones de rutina a los aviones de la aerolínea fueron satisfactorias en los últimos meses.

"La compañía Spanair, en lo que llevamos de 2008, pasó más de 100 inspecciones de diverso tipo y, en general, la compañía estaba bien y no se habían detectado problemas de la mínima importancia", afirmó Manuel Bautista, director general de Aviación Civil del gobierno español.

Sobre el diario madrileño El País dijo que _ según fuentes allegadas a las investigaciones _ la indagación estaba centrada en la posibilidad de que el avión de Spanair no hubiera tenido la fuerza suficiente en los motores para despegar.

El avión tuvo problemas para levantar el vuelo, giró hacia la derecha y se estrelló en medio de un incendio que los dejó casi totalmente destruido.

Según El País, el video tomado por las cámaras del aeropuerto muestra que el avión utilizó mucha más pista en su despegue que lo normal al iniciar el vuelo con dirección a las islas Canarias, lo que sugiere insuficiente potencia de los motores.

El Ministerio de Fomento, del que depende la aeronáutica civil en España, no respondió las llamadas para que comentara las alegaciones del diario.

Uno de los 18 sobrevivientes, la española de origen colombiano Ligia Palomino Riveros, dijo a The Associated Press el fin de semana que el avión intentó por todos los medios acelerar en la pista durante el despegue y volaba muy bajo cuando la punta del ala se inclinó de forma anómala. El avión comenzó entonces a oscilar y cayó súbitamente a tierra, agregó Palomino Riveros.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes