Inauguran el memorial a los padres de niños que salvó el Schindler británico

La inauguración hoy en la Estación Central de Trenes de Praga del monumento "Despedida", una replica exacta de una puerta de vagón de tren de pasajeros de tercera usado en 1939 con huellas de manos en el cristal, ha sido la forma en la que unos supervivientes del Holocausto han querido honrar a sus padres.

En el verano de 1939, días antes del estallido de la II Guerra Mundial, 669 niños, en su mayoría judíos, abandonaron Praga en convoyes con rumbo a Inglaterra, organizados por el filántropo británico Nicholas Winton, conocido como el "Schindler británico".

Winton sólo pudo salvar a esos jóvenes, mientras que muchos de los padres fueron exterminados por los nazis en campos de concentración, y son a esos progenitores a los que se quiere expresar agradecimiento por "el regalo de una segunda vida", dijo Lady Milena Grenfell-Baines, superviviente y promotora del memorial.

"Hemos perdido mucho tiempo y hemos esperado demasiado con este acto de agradecimiento. Ya van quedando menos de los que somos un testimonio vivo. El memorial es un agradecimiento y recuerdo duradero de la obra heroica de nuestros padres, de su amor sacrificado, coraje y abnegación", señaló Grenfell-Baines.

Ella y una docena más de aquellos niños supervivientes llegaron hoy a Praga acompañados de sus familiares, en un acto al que también asistió la alcaldesa de la ciudad, Adriana Krnacova y el ex ministro de Finanzas el millonario Andrej Babis.

En el sencillo monumento, montado en un pedestal de granito y que pesa tres toneladas, están impresas en cristal de plomo las manos de Grenfell-Baines, la superviviente Zuzana Maresova y tres nietos de estas dos mujeres.

En ese mismo vestíbulo de la estación, detrás del memorial, hay una placa conmemorativa donde se explica en checo e inglés su motivo.

Sobre aquel doloroso día de 1939, hace casi ocho décadas, Grenfell-Bailes reconoció a Efe que no se acuerda de mucho.

"No me acuerdo y sí me acuerdo. Hemos hablado tanto de esto con muchos de nuestros contemporáneos que no sabemos de qué nos acordamos y qué nos dijeron", explicó.

Grenfell-Baines forma parte de los "Niños de Nicky", como ha querido auto bautizarse este colectivo que sir Nicholas Winton, fallecido el 1 de julio de 2015 a los 106 años, salvó del nazismo.

La checo-británica sí lamentó que, después de tanto tiempo, no se hayan aprendido las lecciones de la historia, en referencia a la crisis de los refugiados que atraviesa Europa y a los brotes de xenofobia y racismo.

"No hemos aprendido las lecciones. Nicky Winton decía que nunca aprendes nada de la Historia", explicó la octogenaria mujer.

Y añadió un relato en primera persona: "Cuando llegué a Inglaterra con mi hermana pequeña, me acogió una familia que mandó a su hija a vivir con la abuela, para tener espacio en la casa para nosotros en 1939. Eso no pasaría hoy". 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7