Incendio en California es séptimo más grande de la historia del estado

Los Ángeles (EEUU), ( EFE). El gran incendio que amenaza la integridad del Parque Nacional de Yosemite, en California, es hoy ya el séptimo más grande de la historia de este estado tras haber calcinado hasta la fecha más de 72.000 hectáreas, según las estadísticas oficiales.

El fuego más extenso de los registrados en la base de datos del Departamento Forestal y Antiincendios de California afectó al condado de San Diego en 2003 y arrasó más de 110.000 hectáreas.

Más de 3.700 bomberos trabajan en las tareas de extinción y tratan de evitar que las llamas se extiendan por el turístico enclave de Yosemite donde varias de sus emblemáticas sequoias gigantes podrían resultar afectadas.

"Hay muchas razones para preocuparnos, y hay muchísimo trabajo por delante", dijo el portavoz del Servicio Forestal de EE.UU., Lee Bentley, en declaraciones para la televisión.

Hasta el momento, los equipos de extinción tienen controlado un 20 por ciento del frente del fuego que continúa propagándose ayudado por el viento, temperaturas por encima de los 30 grados centígrados y la sequedad de un terreno de muy difícil acceso para los operativos y las máquinas.

En la lucha contra el incendio, que se detectó por primera vez el 17 de agosto, participan una veintena de helicópteros y aviones cisterna.

El último parte de las autoridades californianas cifró en 111 las construcciones destruidas por el fuego, 31 de las cuales se calificaron como residencias.

Actualmente hay tres comunidades, Toulumne, Twain Harte y Ponderosa Hills, situadas en la trayectoria del incendio y más de 5.500 estructuras corren peligro de ser arrasadas.

El fuego ha puesto en peligro también la calidad del agua potable de la reserva de Hetch Hetchy, fuente principal del suministro destinado al área de la bahía de San Francisco, ubicada a 310 kilómetros al oeste y donde residen en torno a 2,6 millones de personas.

Las autoridades han confirmado que las cenizas han comenzado a depositarse en la superficie del embalse aunque el agua que se canaliza para consumo se obtiene a 80 metros de profundidad y las pruebas realizadas descartan que el líquido se haya contaminado.

El fuego también podría amenazar las plantas hidroeléctricas en la región que suministran gran parte de la energía que consume San Francisco. Debido al avance de las llamas las autoridades ya han cerrado dos generadores y la ciudad obtiene su electricidad, temporalmente, de otras fuentes.

El portal InciWeb, un sitio del Gobierno Federal que reúne información de diversas agencias, informó de que las cuadrillas de bomberos, incluidos equipos llegados de otros estados, continúan con la construcción de líneas de contención, desde cortafuegos a quemas controladas.

"Se han ordenado evacuaciones al sur de la autopista 120 y al norte de la Vieja Ruta Yosemite", añadió InciWeb.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7