Indígenas denuncian invasión de reservas amazónicas

BELEM, Brasil (AP). Pese a la crisis financiera mundial que está reduciendo la demanda de madera, soya y ganado, la invasión a las reservas en el Amazonas continúa a un paso acelerado, dijeron el viernes indígenas de la región en el Foro Social Mundial.

Ambientalistas y funcionarios gubernamentales atribuyen buena parte de la deforestación a la tala ilegal por parte de leñadores, hacendados y agricultores, quienes suelen devastar grandes territorios reservados para los indígenas.

Si bien la demanda de soya, carne y madera de Brasil ha caído debido a la crisis financiera global, los indígenas y los ambientalistas consideran que la falta de financiamiento gubernamental ha truncado los esfuerzos para combatir las invasiones ilegales de las reservas.

"Supuestamente nuestro territorio está protegido, pero los leñadores siempre llegan y toman nuestra tierra", dijo Leve Srezasu, de 19 años, indígena guaraní del estado brasileño de Tocantins, donde ha habido choques violentos y frecuentes entre las etnias originales de la región y los invasores de tierras.

En las últimas dos décadas, el gobierno brasileño ha hecho grandes esfuerzos por proteger a los indígenas y por salvar el Amazonas, creando agencias y grupos de supervisión con el objetivo de frenar la destrucción de la selva tropical y el daño a quienes viven en ella.

Pero los críticos señalan que el gobierno carece de los fondos o de la voluntad suficiente para dar a las agencias más recursos _cuadrillas de trabajadores, embarcaciones y helicópteros_ necesarios para vigilar con eficiencia el Amazonas, zona escasamente poblada, cuyo territorio es del tamaño de toda Europa Occidental.

Más de 20% de la selva ha sido destruido.

Luego de declinar durante tres años, la deforestación se incrementó a comienzos del 2008, cuando el aumento en los precios de las materias primas llevó a que los agricultores, hacendados y leñadores arrasaran con una mayor parte de la selva, frecuentemente en las reservas indígenas. Pero la semana pasada, el grupo ambientalista Imazon, que rastrea el ritmo de la deforestación, dijo que la destrucción del bosque tropical había caído 82% entre agosto y diciembre, en comparación con el mismo periodo del 2007.

Aunque el nivel de destrucción del Amazonas podría variar de acuerdo con las fluctuaciones del crecimiento económico global, los indígenas en el Foro Social señalaron que sus reservas estaban menos protegidas que otras áreas de la selva y corren por ende más riesgo de ser afectadas por la tala ilegal.

Survival International, una organización con sede en Londres que trabaja para proteger a los indígenas de todo el mundo, ha reportado que la tribu guaraní a la que pertenece Srezasu es la más numerosa de Brasil, pero "las invasiones violentas por parte de los hacendados han devastado su territorio, y casi todas sus tierras han sido robadas".

Miles de indígenas de toda la región amazónica asisten al Foro Social Mundial, que se realizó por primera vez en el 2001, como una respuesta alternativa al Foro Económico Mundial que se lleva a cabo en Davos, Suiza, esta semana. Unos 100,000 activistas de todas las causas y rincones del planeta asisten, pero los indígenas han ocupado indudablemente el lugar protagónico en el encuentro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes