Informe: turbulencia causó caída de avión mexicano en 2008

MEXICO (AP). El gobierno concluyó ayer martes que la turbulencia generada por la estela de una aeronave mayor fue la causa del desplome de un avión oficial a finales del 2008 en la Ciudad de México que provocó la muerte de 16 personas, incluido el secretario de Gobernación y el ex fiscal antidrogas.

El informe final de la investigación en torno al percance ocurrido el 4 de noviembre del 2008 estableció que los pilotos del Learjet 45 demoraron en reducir la velocidad a medida que se aproximaban al aeropuerto internacional de la Ciudad de México, lo cual provocó que se acercaran demasiado a un Boeing 767 comercial que dejó la estela.

El coordinador del equipo de investigación por parte del gobierno mexicano, Gilberto López Meyer, dijo en rueda de prensa que hubo factores humanos que contribuyeron al percance, como la capacitación inadecuada de la tripulación para operar ese tipo de aeronaves y la fatiga acumulada de los controladores de tránsito aéreo que impidieron corregir el acercamiento excesivo de los aviones.

Dijo que también se conjugó una situación atmosférica "muy estable" ese día.

"Y las atmósferas estables contribuyen a que la turbulencia de estela permanezca durante más tiempo", dijo.

El también director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares dijo que "no se encontró evidencia alguna de una falla mecánica" y tampoco "se encontraron alteraciones médicas, toxicológicas o psicológicas en la tripulación del vuelo".

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar, dijo que el reporte evidenció que se trató de un accidente en el que se conjuntaron "una serie de hechos que individualmente no hubieran significado por sí mismos un problema".

Menos de una hora después de haber partido del aeropuerto del estado norteño de San Luis Potosí, la aeronave oficial se desplomó en una zona lujosa de la Ciudad de México con nueve personas a bordo, incluidos el secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño y el ex fiscal antidrogas José Luis Santiago Vasconcelos. Todos fallecieron en el impacto.

Cinco personas perdieron la vida en tierra y en las siguientes semanas murieron dos personas más que habían salido lesionadas del percance, para elevar la cifra total de muertos a 16.

Los resultados serán entregados a la Procuraduría General de la República y la Secretaría de la Función Pública (el órgano anticorrupción) para que deslinden responsabilidades administrativas y penales.

El gobierno sostuvo desde noviembre del 2008 la hipótesis de la turbulencia como la causa del percance. La caída del avión desató especulaciones iniciales sobre un posible atentado por parte del crimen organizado, que ha ido en aumento en los últimos años.

López Meyer explicó que los pilotos demoraron en reducir la velocidad de 220 a 180 nudos como se los solicitó la torre de control del aeropuerto capitalino.

Al momento del impacto había una distancia de unas 3,8 millas náuticas entre el Learjet 45 y el Boeing 767, cuando los estándares internacionales recomiendan al menos cinco millas náuticas, dijo el funcionario.

El comité investigador hizo nueve recomendaciones para evitar ese tipo de percances, entre ellas fortalecer el entrenamiento de controladores y pilotos sobre los riesgos asociados a las turbulencias y revisar la clasificación vigente sobre cuáles son aeronaves ligeras, medianas y pesadas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes