Ingrid Betancourt viaja a Francia

PARIS (AFP) - Ingrid Betancourt, liberada el miércoles en una espectacular operación de infiltración militar en la guerrilla colombiana, llega este viernes acompañada de sus hijos a París, donde será recibida por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni.

Entrevistada por la radio francesa Europe 1 poco antes de partir, Ingrid Betancourt afirmó haber sido víctima de torturas, vejaciones y humillaciones durante los seis años y cuatro meses de su detención por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Sentí que existe la tentación de abandonarse a comportamientos demoniacos (...) creo que hay que conservar una gran espiritualidad para no caer en el abismo", agregó la ex rehén, de 46 años, que la próxima semana será recibida por el papa Benedicto XVI en el Vaticano.

Mauricio Dueñas"Llevé cadenas todo el tiempo, las 24 horas del día, durante tres años", confirmó.

"Hubo momentos de gran crisis, de gran dureza, de maltrato. Había momentos en que intentaban mostrar otra faceta porque era tan monstruoso que me parece que ellos mismos estaban asqueados", añadió.

Radiante, la ex rehén franco-colombiana se había reunido el jueves en Bogotá con sus hijos Mélanie y Lorenzo, que habían llegado desde París en un avión de la presidencia de Francia acompañados por el jefe de la diplomacia de este país, Bernard Kouchner.

El mismo avión partió unas horas más tarde y debía llegar a la capital francesa durante la tarde del viernes. También partieron la madre de la política, Yolanda Pulecio, su hermana Astrid Betancourt, su actual esposo Juan Carlos Lecompte y su ex marido Fabrice Delloye.

La ex senadora fue rescatada el miércoles junto con los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell -contratistas del Departamento de Defensa- y 11 miembros de las fuerzas de seguridad colombianas.

La operación fue ejecutada por un grupo de militares colombianos que se infiltró en la cúpula de las FARC, convenciéndola de la necesidad de trasladar a los cautivos en un helicóptero, según el gobierno.

Sin proporcionar detalles, la radio militar israelí afirmó el viernes que dos consejeros israelíes habían participado en los preparativos de la operación.

Y el diario israelí Haaretz señaló que dos oficiales superiores retirados recientemente, los generales de reserva Israel Ziv y Yossi Kuperwasser, dirigen en Bogotá una firma de asesoría en seguridad, Global CST, que emplea a decenas de ex miembros de unidades de elite o de los servicios secretos israelíes.

La empresa "está profundamente implicada" en la asesoría a las fuerzas especiales colombianas, pero no en la operación específica de rescate de Ingrid Betancourt dijo por su parte Israel Ziv.

"Hemos suministrado a las fuerzas especiales medios sofisticados para combatir" a la guerrilla, declaró este ex jefe de operaciones del ejército israelí al diario Yediot Aharonot.

El portavoz del ministerio israelí de la Defensa, Shlomo Dror, se abstuvo de confirmar o desmentir la noticia.

Celebrando la liberación de Betancourt y de los otros 14 rehenes de las FARC, el líder cubano Fidel Castro tildó su secuestro de "injustificable".

"Nunca debieron ser secuestrados los civiles, ni mantenidos como prisioneros los militares en las condiciones de la selva. Eran hechos objetivamente crueles. Ningún propósito revolucionario lo podía justificar", dijo en un comentario en el sitio digital oficial Cubadebate.

Fidel Castro, de 81 años, alejado del poder desde hace casi dos años por enfermedad, expresó que "Betancourt, debilitada y enferma", y los otros cautivos "en precarias condiciones de salud, difícilmente podrían resistir más tiempo".

Castro recordó que Cuba actuó como "garante internacional" en la liberación en enero pasado de las rehenes de otros dos rehenes de las FARC, Clara Rojas, quien había sido secuestrada junto a Betancourt en febrero de 2002, y la ex legisladora Consuelo González.

El avión en el que viaja Betancourt debía llegar hacia las 14H00 GMT a París, donde será recibido por Sarkozy, con quien le política franco-colombiana debía reunirse más tarde en palacio del Elíseo.

Inmediatamente después de su rescate, Betancourt manifestó que quería viajar rápidamente a Francia, donde su caso despertó enorme solidaridad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes