Insólito homenaje a represor y asesino chileno

SANTIAGO DE CHILE (AP). El insólito acto de homenaje el lunes a uno de los más crueles represores de la pasada dictadura militar, Miguel Krassnoff, fue calificado el domingo como doloroso y agraviante por el dirigente político Marco Enríquez-Ominami, hijo de una de las decenas de víctimas del brigadier retirado.

El anuncio del homenaje a Krassnoff desató una oleada de repudio de activistas de derechos humanos, de la oposición de centroizquierda e incluso de dirigentes oficialistas.

Krassnoff, miembro de la policía represiva, está preso en una cómoda cárcel especial para criminales de lesa humanidad, cumple condenas que suman 144 años de presidio ratificadas por la Corte Suprema por torturas, secuestros calificados y homicidios, y varias decenas de años más están pendientes del pronunciamiento del máximo tribunal.

Enríquez-Ominami, ex candidato presidencial dijo el domingo en Estado Nacional, un programa de debate político de la televisión estatal, que el acto "lo encuentro agraviante y doloroso".

Agregó que le habría gustado escuchar al presidente Sebastián Piñera criticar públicamente el planificado homenaje. "Lo de Twitter es una cobardía", señaló.

Piñera dijo vía Twitter que "no comparto y rechazo cualquier manifestación de apoyo a condenados por los graves atropellos a los DDHH ocurridos en Chile".

Carlos Larraín, presidente del oficialista partido Renovación Nacional, defendió el homenaje y declaró que "un grupo de personas quiere hacer una comida para alguien que está preso. Los presos también pueden tener amigos".

Hernán Larraín, del ultraderechista partido Unión Demócrata Independiente, indicó que "la posición del partido no es la de rendir homenajes a violadores de derechos humanos, más bien es de condenarlos".

Activistas de derechos humanos anunciaron una manifestación contra el acusado mientras se desarrolle el homenaje que, obviamente, no contará con la presencia de Krassnoff.

Enríquez-Ominani dijo que "me muero de ganas de ir (a la FUNA), pero no es mi vía".

Entre los organizadores del homenaje hay dos ex ministros de la dictadura del general Augusto Pinochet, 1973-1990, Alfonso Márquez de la Plata, de agricultura, y Cristián Labbé, de la Secretaría General de Gobierno, y actual alcalde de la elegante comuna de Providencia, que prestó la sede para el acto.

"El acto más que el lanzamiento de un libro, es un acto de homenaje y desagravio a Miguel Krassnoff, porque ha sufrido toda una serie de acciones de tipo judicial..." dijo el viernes a radio Cooperativa Márquez de la Plata.

El general retirado Rafael Villarroel, presidente de una agrupación de militares retirados, afirmó que "tenemos libertad para hacerlo".

Labbé señaló que "declaro mi asombro ante el revuelo que causa un hecho como este, que no consiste sino en el ejercicio de la libertad de pensamiento y de expresión".

El alcalde, que también integró la policía represiva de la dictadura, preguntó: "¿Cuál es la idea, silenciar al que piensa diferente, acallarlo por la fuerza?".

La dictadura de Pinochet dejó más de 40.000 víctimas entre desaparecidos, ejecutados, presos y torturados. La lista oficial de opositores muertos es de 3.095.

En el homenaje a Krassnoff se presentará la cuarta edición del libro "Miguel Krassnoff: Prisionero por servir a Chile", escrito por Gisela Silva Encina.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes