Insulza se reúne con presidentes de Costa Rica y Nicaragua

MANAGUA (AP). El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se reunió el sábado con los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla, y Nicaragua, Daniel Ortega, en busca de una solución al conflicto entre las dos naciones centroamericanas por el dragado del río San Juan.

"Me llevo de esta reunión una visión muy clara de los puntos de vista de Costa Rica... Tengo todos los antecedentes y con eso voy a conversar con el presidente Ortega y sus ministros y apenas concluya eso probablemente vuelva acá para informar a la presidenta qué es lo que hemos alcanzado", dijo Insulza por la mañana en San José.

No obstante, explicó que por el momento "no debo pronunciarme sobre los temas; uno se va formando opinión pero nunca debe señalarla hasta no lograr un acuerdo entre los países. La obligación mía es buscar una solución pacífica", agregó, posición compartida por Chinchilla.

"Cualquier solución que se alcance será pacífica y eso por una razón principal: Costa Rica no tiene ejército... Lo que estamos solicitando es una salida justa", manifestó la mandataria.

Por la noche, el chileno Insulza se abstuvo de opinar sobre las pláticas que sostuvo durante casi tres horas con Ortega en Managua. "No voy a dar opiniones sobre esto sino al final del proceso porque no contribuye a resolver los problemas. Nuestro objetivo fundamental es imponernos sobre la situación para poder ayudar en lo que podamos al proceso de distensión", dijo.

Agregó que, a su parecer, "no existe entre los países ningún ánimo de confrontación" y se trata de "encauzar estos temas sobre la vía jurídica y pacífica como corresponde".

Agradeció a Ortega por la información recibida "que nos ha permitido clarificar muy bien la posición de Nicaragua respecto a los distintos temas, los puntos de vista y la información que los sustenta".

Ortega insistió en que es importante integrar una comisión para amojonar la frontera conforme el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya del año pasado y los laudos Alexander y Cleveland de fines de 1800.

Alegó que Costa Rica sólo ha certificado 17 mojones de los 137 de los que habla el fallo de la Corte y que por esa razón los mapas no reflejan el punto exacto de la frontera.

Ortega reiteró que el personal militar de Nicaragua enviado a la zona está en territorio nicaragüense.

Agregó que continuará hablando con Insulza el domingo, para discutir "como operativizar" el amojonamiento, "con voluntad de paz" de su país, pero "defendiendo lógicamente lo que en derecho le pertenece a la nación nicaragüense, que lucha por la integración y la unidad de nuestros pueblos".

Insulza emprendió el viaje luego que el miércoles Costa Rica denunciara ante la OEA una incursión militar en su territorio por parte del ejército nicaragüense, además de daños ambientales por las labores de dragado del río San Juan, en la frontera.

Ambas anomalías se presentaron en Isla Calero, que los dos países reclaman como territorio propio. Para sustentar su posición, los nicaragüenses habrían utilizado un mapa del servicio por internet "Google Maps". El viernes la empresa estadounidense reconoció que el documento tenía "inexactitudes".

Insulza deberá retornar a Washington, donde el martes se reanudará la sesión del Consejo Permanente para continuar el análisis del caso.

Previo a su cita con Chinchilla, el secretario recibió por parte del canciller costarricense René Castro los documentos, datos y otras pruebas que justifican la posición de Costa Rica, así como sus peticiones, donde resalta la de que Nicaragua retire sus soldados de Isla Calero.

En principio Nicaragua había rechazado la intervención de la OEA. Sin embargo el jueves se logró un acuerdo tras largas negociaciones con la mediación de los embajadores Joaquín Maza de El Salvador, Jorge Skinner-Kle de Guatemala y Héctor Alcántara de República Dominicana.

Contrario a lo que ha manifestado previamente Ortega, de que la diferencia es por un asunto limítrofe, Chinchilla afirmó que Costa Rica tiene "claro que este no es un tema limítrofe" y por lo tanto buscaron un pronunciamiento de la OEA, que tiene un papel vital cuando se trata de "violaciones a la soberanía y al territorio nacional", que es lo que consideró, está sucediendo en la zona que separa ambas naciones.

La mandataria costarricense además no descartó la posibilidad de acudir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero reconoció que esa sería la última opción.

Ortega sin embargo, adelantó que Managua llevará el caso a la Corte Internacional de Justicia en La Haya, que ya en junio del año pasado resolvió otra disputa por los derechos de navegación en el río San Juan en un fallo que ratificó la soberanía nicaragüense sobre el cauce y el derecho de Costa Rica para navegar en dos tercios del mismo hasta su desembocadura.

Desde el 22 de octubre la policía costarricense reforzó su presencia en la frontera y luego remitió más efectivos el lunes cuando detectó un campamento con capacidad para albergar unos 50 hombres del ejército de Nicaragua.

El río San Juan ha sido una fuente de disputa entre las dos naciones durante casi dos siglos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes