Insurgentes capturan base aérea en norte de Siria

BEIRUT, Líbano (AP). Los insurgentes sirios capturaron una importante base aérea en el norte del país luego de meses de combates, quitando a las fuerzas del presidente Bashar Assad uno de sus principales puestos cerca de la frontera con Turquía, dijeron el martes activistas.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que la base de helicópteros de Mannagh cayó casi 24 horas después de que los insurgentes, encabezados por combatientes vinculados a al-Qaida, lanzaron una ofensiva mayor. El grupo denominado Centro de Alepo para los Medios dijo que los rebeldes capturaron la base antes del amanecer.

Los rebeldes han estado tratando de capturar Mannagh desde el año pasado, pero enfrentaron una fuerte resistencia de las tropas que la defendían. La base se ubica en la provincia de Alepo, cerca de la frontera con Turquía, y dentro de un territorio dominado por la oposición siria.

Los rebeldes capturaron parte de ella en junio y desde entonces su caída era prevista ampliamente. La base aérea es la más grande en manos de los rebeldes desde que fuerzas de la oposición capturaron la base Taftanaz, en la provincia norteña de Idlib, en enero.

El asalto final en Mannagh estuvo encabezado por integrantes del Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculados con la red terrorista al-Qaida, dijo el Observatorio. El operativo comenzó el lunes temprano cuando un atacante suicida saudí detonó su vehículo afuera del comando central del extenso complejo.

El Observatorio dijo que los rebeldes comenzaron a avanzar, capturaron vehículos y edificios dentro de la base. No especificó cuántos soldados del gobierno murieron, pero indicó que al menos 10 rebeldes, incluyendo extranjeros, fallecieron en combate.

El grupo agregó que los rebeldes tomaron como prisioneros a algunos militares.

La caída de Mannagh siguió a la captura rebelde de cuatro poblados en la costa mediterránea del país, el corazón de la secta minoritaria alauita a la que pertenece Assad. Aparte de esto, las victorias de los insurgentes han sido escasas en meses recientes y las fuerzas Assad han estado a la ofensiva en el centro del país.

Más de 100.000 personas han muerto desde que comenzó el conflicto en Siria en marzo de 2011 y que comenzó con protestas pacíficas contra el gobierno de Assad. Después de que los opositores tomaran las armas para enfrentar una brutal represión del gobierno contra la disidencia, eso se convirtió en una sublevación armada que más tarde se volvió una guerra civil.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7