Insurgentes pro rusos liberan segundo gupo de observadores

Insurgentes pro rusos liberaron el sábado a un segundo grupo de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea que estaban cautivos desde finales de mayo, informó la organización.

Michael Bociurkiw, portavoz de la OSCE, dijo que los cuatro observadores fueron liberados y se reunieron con un funcionario de la organización en la ciudad de Donetsk.

"Están bien de salud y animados", señaló.

La OSCE perdió contacto con los cuatro observadores de su equipo emplazado en Donetsk y otros cuatro en Lugansk a finales de mayo. Los del equipo de Donetsk fueron liberados anteriormente esta semana.

En una reunión cumbre de la Unión Europea el viernes, los líderes decidieron no imponer de inmediato nuevas sanciones a Rusia por desestabilizar al oriente de Ucrania, pero dieron a Moscú y a los insurgentes pro rusos hasta el lunes para mejorar la situación.

Los líderes de la UE dijeron que el Kremlin y los rebeldes deben trabajar para lograr la liberación de todos los cautivos, retirarse de todos los puntos de control en la frontera, aceptar una forma de verificar el cese al fuego y comenzar "negociaciones sustanciales" sobre el plan de paz del presidente ucraniano, Petro Poroshenko.

"Hemos cumplido nuestras obligaciones con la parte ucraniana. Los ocho observadores han sido liberados", dijo Alexander Borodai, uno de los líderes de los insurgentes, después de la liberación, informó la agencia de noticias Interfax.

Ucrania firmó el viernes un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, el mismo trato que el ex presidente ucraniano Víctor Yanukovich abandonó bajo presión de Moscú en noviembre pasado, lo que provocó una ola de protestas que a final de cuentas lo sacaron del poder. El Kremlin respondió con la anexión de la península de Crimea en marzo y al mes siguiente surgió un movimiento insurgente pro ruso en la región oriental de Ucrania, lo que llevó a desarrollos que han colocado las relaciones entre Rusia y Occidente en su punto más bajo desde la Guerra Fría.

Estados Unidos y la UE han impuesto prohibiciones de viajes y han congelado activos de miembros del círculo íntimo del presidente ruso Vladimir Putin, al tiempo que han amenazado con imponer sanciones más fuertes contra sectores enteros de la economía rusa si el Kremlin no resta presión a la crisis.

Más temprano el sábado, el ministro de Relaciones Exteriores ruso acusó a Estados Unidos de alentar a Ucrania a desafiar a Moscú y de presionar con fuerza a la UE. En comentarios televisados, Serguéi Lavrov dijo: "Nuestros colegas estadounidenses todavía prefieren presionar a los líderes ucranianos para que tomen un camino de confrontación".

Agregó que las probabilidades de solucionar la crisis ucraniana habrían sido mayores si todo dependiera de Rusia y Europa.

El cese el fuego de una semana, que ambas partes se han acusado mutuamente de infringir, expiró el viernes a las 10 de la noche, hora local, pero Poroshenko rápidamente lo prorrogó hasta el lunes a la misma hora. Sin embargo, advirtió que pudiera interrumpirse en zonas donde los rebeldes lo infrinjan.

Borodai prometió respetar el cese el fuego después de conversaciones tripartitas el viernes que incluyeron a un expresidente ucraniano que representó al gobierno de Kiev, el embajador ruso y un enviado de la OSCE.

Borodai rechazó la demanda de los líderes europeos de retirarse de tres puntos de control en la frontera con Rusia, pero invitó a la OSCE a enviar a sus observadores a los cruces fronterizos y cualquier otra zona en el oriente del país.

Dijo también que los rebeldes han ofrecido al gobierno que las partes en conflicto liberen a todos los cautivos, y exigió que el gobierno ucraniano retire sus fuerzas como condición para celebrar conversaciones sustanciales encaminadas a solucionar la crisis.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada