Intensifican vigilancia en ciudad de China tras ataques

KASHGAR, China ( AP). Policías paramilitares, armados de ametralladoras, vigilaban el martes las principales calles de la ciudad de Kashgar, en el extremo oeste de China, donde 18 personas murieron en un fin de semana de violencia, atribuida a extremistas musulmanes.

Las unidades de la Policía Armada del Pueblo, algunos de ellos con uniformes antimotines vigilaban en grupos en diversos puntos de la ciudad, respaldados por vehículos blindados. Se impuso el toque de queda en el centro de la ciudad, donde solo se permitía la salida del público pero no el ingreso de las áreas acordonadas.

Las autoridades responsabilizaron a milicianos entrenados en armas y en fabricación de bombas en campamentos del movimiento islámico de Turquistán Este en Pakistán, por los ataques con cuchillos y los incendios provocados que dejaron 11 muertos, entre ellos, cinco de los asaltantes. China dijo que el grupo está aliado con al Qaida.

La policía mató el lunes a dos sospechosos buscados por su presunta participación en el ataque.

Las autoridades no han señalado a los sospechosos de los enfrentamientos ocurridos el sábado en la ciudad, donde murieron siete personas, entre ellas, dos hombres que presuntamente se llevaron un camión y embistieron a un multitud.

Un funcionario policial, Du Xinli, dijo que era probable que los ataques estuviesen vinculados pero se abstuvo de dar detalles, alegando que la investigación continuaba.

La violencia acrecentó las tensiones por toda la región de Xinjiang, donde la seguridad había aumentado desde el 2009 cuando casi 200 personas murieron en enfrentamientos entre uigures y grupos de la etnia Han en Urumqi, la capital regional.

Pakistán, un estrecho aliado de China, condenó la violencia y ofreció respaldo para combatir al Movimiento Islámico de Turquistán Oriental.

El secretario del Partido Comunista de Xinjiang realizó una reunión de emergencia en Urumqi después de los ataques y ordenó medidas represivas contra el extremismo religioso y " las actividades religiosas ilegales", dijo la agencia oficial Xinhua.

La Asociación Estadounidense Uigur de Washington D.C. dijo que los recientes desórdenes habían " provocado una atmósfera de temor, represión y conflicto" en Xinjiang, y destacó que temía que los uigures sospechosos de haber participado en la violencia puedan ser objeto de torturas y detención arbitraria.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes