Investigan profundo hundimiento en barrio de Guatemala

GUATEMALA (AP). Un gigantesco agujero, que se tragó una casa de tres pisos y cuyo origen las autoridades investigan, tiene atemorizados a los vecinos de un barrio del norte de esta capital.

El agujero, de unos 20 metros de diámetro y cerca de 30 de profundidad, se abrió el sábado por la noche y recuerda a uno más grande que destruyó varias casas hace tres años a unos dos kilómetros al este de ese lugar. Oficialmente ninguna persona fue reportada como víctima de este incidente.

"Estaba lloviendo fuertísimo y caían muchos truenos por eso creo que no oímos cuando se abrió la tierra y se llevó la casa y un pedazo de la calle", dijo a la AP Marco Tulio Batén, un dependiente de una tienda ubicada apenas a unos 30 metros del lugar.

El socavón surgió en medio del azote de la tormenta tropical Agatha, que provocó torrenciales lluvias que causaron destrucción y al menos 152 muertos, sin embargo, las autoridades no quieren vincularlo de inmediato con los estragos de ese meteoro que se disipó después del fin de semana.

"No sabemos aún las causas de lo que causó este agujero. Podría ser provocado por las lluvias, que fueron tan fuertes el sábado como no se veían desde 1949 pero hasta que no concluyamos la investigación no podremos decir qué fue", dijo a la AP el ingeniero geofísico David Monterroso, de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres.

"De entrada le puedo decir lo que no es: no es una falla geológica y no es producto de un sismo. Hasta allí es lo que sabemos. Vamos a tener que descender" a hacer una inspección en el fondo del socavón, dijo Monterroso.

Además apunta que "de manera natural, un círculo tan perfecto en la tierra solo se hace cuando hay una oquedad debajo, como una caverna por así decirlo".De momento esperan información de la Municipalidad de Guatemala para determinar si, al igual que en el socavón de 2007, hay drenajes importantes debajo de donde ocurrió el desprendimiento de tierra u otras causas.

La municipalidad de Guatemala se rehusó a dar información sobre el hundimiento y su vocera María José Salas, se limitó a decir que "el tema lo maneja la CONRED".

Policías y soldados resguardan un cordón de seguridad instalado dos cuadras alrededor del boquete para evitar que curiosos y periodistas se acerquen demasiado.

En el caso del 2007, las autoridades tardaron varios meses en tapar el hueco.

"Nosotros no vamos a esperar (a que lo tapen), ya alquilamos en otro lado y ahorita nos vamos ya", dijo un vecino que ataba sus pertenencias a una camioneta y quien declinó a identificarse.

La mayoría de los vecinos de las calles que confluyen en el boquete dejaron sus casas. En este barrio, donde otrora vivía la clase media alta de la capital, se ven casas estilo "art deco" coexistiendo con talleres mecánicos o fábricas de ropa.

De hecho, la casa que se tragó el boquete era una fábrica de trajes. "Tuvieron suerte los muchachos (trabajadores), salieron a las seis de la tarde, una hora antes que se abriera la tierra", dijo la vecina Honora Oliva quien tiene un expendio de gas propano en la calle.

Hasta un muchacho que dicen que cuidaba el lugar los fines de semana tuvo que irse de emergencia porque su casa se estaba inundando por las lluvias.

Oliva busca otro local para trasladar su negocio, pues cree que "de milagro estoy viva".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes