Irak: Parlamento se reunirá la próxima semana

El parlamento de Irak adelantó oficialmente su próxima sesión para la semana próxima, luego de fuertes críticas a su decisión de tomarse un receso de cinco semanas, en medio de presiones para que los líderes políticos lleguen a un acuerdo sobre un nuevo gobierno que pueda confrontar a las milicias islámicas que han tomado control de gran parte del norte y el oeste del país.

El presidente interino del parlamento Mahdi al-Hafidh dijo en una declaración el martes que tras considerar "los intereses nacionales", la próxima sesión será el domingo en lugar del 12 de agosto.

Advirtió que cualquier demora en la formación de un nuevo gobierno "va a poner en peligro la seguridad y la democracia en Irak y aumentará el sufrimiento de los iraquíes". Llamó a todos los rivales políticos a "compartir responsabilidades y dejar a un lado sus diferencias para combatir el terrorismo y regresar a Irak al sendero de la democracia".

La declaración de Al-Hafidh oficializó lo que él había dicho el lunes por la noche era un "acuerdo preliminar" entre los líderes políticos para suspender el largo receso y adelantar la sesión para el domingo.

Los legisladores están bajo fuertes presiones para formar rápidamente un gobierno que pueda unificar el país y rechazar a los islamistas. La legislatura realizó la semana pasada su primera sesión tras las elecciones de abril, pero no consiguió un acuerdo para un nuevo presidente, un primer ministro ni un presidente del parlamento.

Pese a la decisión de realizar la sesión el domingo, sigue siendo improbable que los líderes políticos consigan limar sus diferencias a tiempo para acordar nombres para los máximos puestos — especialmente el de primer ministro, con el ocupante actual Nuri al-Maliki resistiendo una campaña para remplazarle.

El bloque Ley del estado, de al-Maliki, ganó la mayor cantidad de escaños en los comicios de abril, asegurando 92 de los 328 del parlamento. Pero está lejos de la mayoría necesaria para gobernar, lo que le obliga a formar alianzas para un gobierno de coalición.

Sus oponentes — y muchos antiguos aliados — quieren remplazarle, y le acusan de monopolizar el poder durante sus ocho años en el cargo y contribuir a la crisis actual al no promover reconciliación con los sunníes. Pero al-Maliki ha dicho que no abandonará sus aspiraciones a un tercer término.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7