Irak: no habrá tropas de combate de EEUU tras derrota de EI

Las tropas estadounidenses de combate no permanecerán en Irak una vez concluya la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico en Irak, afirmó el viernes el primer ministro de Irak.

Haider al-Abadi emitió un comunicado por la mañana, en respuesta a un reporte de The Associated Press sobre que había conversaciones en marcha entre ambos países acerca de la permanencia de militares estadounidenses en Irak.

Un funcionario estadounidense y un miembro del gobierno iraquí dijeron esta semana a AP que las conversaciones estaban en su etapa preliminar y “nada se ha concluido”. Ambos hablaron bajo condición de anonimato en línea con sus respectivas regulaciones.

En su comunicado, Haider al-Abadi hizo hincapié en que no hay tropas extranjeras de combate en suelo iraquí y que los únicos militares estadounidenses que se quedarán en el país una vez se derrote a los milicianos del grupo EI serán asesores que ayudarán a las fuerzas de seguridad iraquíes a mantener su “preparación total” para “futuros desafíos de seguridad”.

Aunque algunos efectivos estadounidenses realizan operaciones de combate con fuerzas iraquíes en la lucha contra la milicia radical, en algunos casos en el frente, al-Abadi sostiene que los militares sólo actúan como asesores, al parecer para evitar la autorización parlamentaria que requeriría la presencia de tropas de combate.

Por ese mismo motivo, cualquier soldado que quedara en el país en un futuro seguiría designado como asesor, según dijo a AP el miembro del gobierno iraquí.

Al margen de cómo se clasifique a los militares, las conversaciones entre ambos gobiernos apuntan a un consenso sobre la necesidad de la presencia estadounidense a largo plazo para garantizar que la insurgencia no repunta una vez se haya expulsado al grupo EI. Esta visión es un contraste con la retirada completa de Estados Unidos en 2011.

El Pentágono tiene ahora unos 7.000 soldados estadounidenses en Irak, muchos de ellos no reconocidos de forma oficial porque están en misiones temporales o fueron desplegados según normas concretas de personal. En el cénit del despliegue estadounidense en Irak en 2007 había unos 170.000 efectivos en el país. La cifra fue bajando hasta 40.000 antes de la retirada completa en 2011.

La intervención estadounidense contra la milicia radical comenzó en 2014 y en un principio se presentó como una operación librada principalmente desde el cielo, con una presencia mínima en tierra. Sin embargo, esa presencia se ha ampliado después ante la necesidad de apoyo de las fuerzas iraquíes.

Las tropas iraquíes están luchando para tomar los último vecindarios de Mosul controlados por la milicia radical en la mitad oriental de la ciudad, pero las autoridades iraquíes y estadounidenses han advertido de la posibilidad de que el grupo EI lance ataques contra zonas controladas por el gobierno tras perder su territorio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7