Irak lucha contra extremistas en 2 ciudades

ETIQUETAS

Fuerzas de seguridad iraquíes aliadas con miembros de tribus combatieron el jueves contra extremistas vinculados con al-Qaida que, en una ofensiva coordinada, actuaban a sus anchas en dos de las principales ciudades suníes en el país.

Los rebeldes armados atacaron estaciones de policía y se desplazaban libremente por las calles, envalentonados por el aumento de las tensiones sectarias entre la minoría suní y el gobierno encabezado por los chiíes.

Los soldados iraquíes dispararon contra los extremistas cohetes Hellfire enviados recientemente por Estados Unidos para ayudar al gobierno a combatir a la facción local de al-Qaida, que tiene una participación cada vez mayor en la guerra civil en Siria, al otro lado de la frontera.

Los veloces ataques de los extremistas el día anterior abrumaron a las fuerzas de la policía en Ramadi y Faluya, dos ciudades en el corazón suní en la provincia de Anbar que alguna vez fueron baluartes de rebeldes que peleaban contra las fuerzas estadounidenses en el país.

La facción de al-Qaida en Irak, conocida como el Estado Islámico en Irak y el Levante, al parecer intenta aprovechar la indignación suní después de que las autoridades arrestaran la semana pasada a un político suní importante al que acusaron de terrorismo y desmantelaran en Ramadi un plantón que había durado meses y con el que los suníes protestaban contra lo que describen como la discriminación del gobierno que encabezan los chiíes.

Ambos acontecimientos avivaron la violencia sectaria que el año pasado se intensificó en el país desde el retiro de las fuerzas estadounidenses.

Los extremistas lanzaron ataques simultáneos en Ramadi, Faluya y al menos otras dos localidades cercanas, donde ocuparon estaciones policiales y puestos militares, soltaron prisioneros y se desplazaban por las calles, en las que establecieron puestos de control.

Algunos fueron vistos mientras se desplazaban en vehículos de las fuerzas de seguridad y ondeaban banderas negras de al-Qaida.

El primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, ordenó de inmediato el envío de refuerzos militares y solicitó a miembros de tribus suníes que ayudaran a combatir a los extremistas.

La lucha más intensa ocurrió el jueves en Faluya, a 60 kilómetros (40 millas) al oeste de Bagdad, donde dos funcionarios de seguridad dijeron que sus fuerzas encontraron una resistencia particularmente tenaz de los combatientes de al-Qaida.

En la capital provincial, Ramadi, las fuerzas de seguridad emprendieron la recuperación de varias estaciones policiales, dijeron funcionarios que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

No había información disponible de inmediato sobre las bajas.

En las imágenes que difundió el ejército se veía a fuerzas que disparaban misiles Hellfire contra posiciones de los extremistas.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7