Irak, la nueva misión imposible de Kerry

El secretario de Estado John Kerry parte el sábado a Medio Oriente y Europa en búsqueda de un camino para superar las divisiones sectarias en Irak, en medio del avance de los extremistas sunitas y la frustración de Estados Unidos con el primer ministro chiita.

Del 22 al 27 de junio, Kerry visitará Jordania, Bélgica y Francia para dialogar sobre la manera de "contribuir a la seguridad, la estabilidad y la formación de un gobierno de unidad en Irak", indicó el Departamento de Estado.

Aunque no reclamó formalmente la renuncia de Nuri al Maliki, Estados Unidos no ha escatimado sus críticas al jefe del gobierno iraquí, acusado de sectarismo en un país al borde del caos tras la insurrección de los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL).

"Le dimos a Irak la posibilidad de establecer una democracia inclusiva. De trabajar, haciendo caso omiso a las divisiones sectarias, para asegurar un mejor futuro a sus niños. Y desgraciadamente hemos visto un quiebre de la confianza" entre estas comunidades, dijo la noche del viernes en CNN el presidente Barack Obama.

Años después del retiro del último soldado estadounidense de Irak a fines de 2011, Obama dijo el jueves que está dispuesto a enviar 300 asesores militares para apoyar a las fuerzas iraquíes. Pero el presidente insistió en la necesidad que tiene el país de adoptar un sistema político abierto a todas las comunidades: sunitas, chiítas, kurdos y cristianos.

Aunque Washington está dispuesto a realizar, si es necesario, "ataques dirigidos" contra el EIIL, "no hay acción militar estadounidense que vaya a ser capaz de mantener al país unido", subrayó Obama, quien transmitió este mensaje "muy claramente" a Maliki.

"Maliki debería irse", considera Michael Hanlon, director de investigaciones del Brookings Institution.

"La mayor parte de los sunitas y kurdos le consideran un chiíta chauvinista que no tiene la firme intención de defender sus intereses. Ellos probablemente tengan razón y será muy difícil hacerles cambiar de opinión después de ocho años en el poder del primer ministro", opina.

Durante una conversación el viernes, Obama y su par francés, François Hollande, apelaron a la formación de un gobierno de unidad nacional. Irak aún no tiene un gabinete conformado. El grupo de Maliki se impuso en las legislativas de abril, pero no pudo formar gobierno debido a las profundas divisiones.

Kerry viaja ahora a Europa y Medio Oriente a abogar por el diálogo serio entre todas las comunidades en Irak para la formación de un gobierno más unitario. Según fuentes parlamentarias, en el futuro podría viajar también a Irak, aunque sobre esa eventualidad el Departamento de Estado no ha dicho ni una palabra.

En Amán, Kerry discutirá con su homólogo jordano los "desafíos que plantea la seguridad en Medio Oriente", según la diplomacia estadounidense.

El martes participará en Bruselas de una reunión ministerial de la OTAN antes de la cumbre de setiembre. Los aliados discutirán principalmente sobre la crisis en Ucrania.

En París, por otra parte, el diplomático discutirá con "socios regionales y aliados del Golfo sobre los desafíos en materia de seguridad en Medio Oriente, principalmente en Irak y Siria", dijo el Departamento de Estado.

Los insurgentes del EIIL, que tienen experiencia en la vecina Siria, el sábado tomaron el control de uno de los tres pasos fronterizos con el país en guerra civil desde hace tres años.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7