Israel y Hamas, atrapados en una escalada mortífera

La ofensiva de Israel contra el movimiento Hamas en Gaza podría desembocar en una invasión del territorio palestino y abrir el camino a un conflicto largo y mortífero.

"Mantenerse vivo", resume el analista de seguridad Daniel Nisman, quien afirma que el grupo islamista está entre la espada y la pared, presa de enormes dificultades financieras y abandonado por Egipto desde el derrocamiento del presidente Mursi en El Cairo.

Hamas necesita "victorias" para ganarse a la opinión pública palestina, añade.

- Un ablandamiento del bloqueo impuesto por Israel y Egipto

- O un espectacular golpe contra Israel, como la destrucción de un avión israelí, la infiltración de un comando en Israel o tiros de cohetes en el centro de Tel-Aviv.

"El Hamas no tiene nada que perder", opina por su parte Mukhaimer Abu Sada, politólogo de la Universidad al Aqsa de Gaza.

Al final, "Hamas no debe seguir disponiendo de medios para fabricar cohetes", resume Gilad Erdan, miembro del gabinete de seguridad.

Israel se prepara a llevar a cabo una campaña larga, al contrario de su última operación "Pilar de Defensa" contra Gaza en noviembre 2012.

El primer ministro Benjamin Netanyahu pidió a los israelíes paciencia.

Hay dos operaciones terrestres posibles:

- Una, de larga duración, consistiría en erradicar por completo las infraestructuras de Hamas en la franja de Gaza.

- La otra, más corta y de menor envergadura, reclamada por la opinión pública, tendría como objetivo debilitar las capacidades militares de los grupos armados en Gaza.

Abu Sada afirma que Hamas calcula "que Israel lanzará una operación terrestre limitada, ya que ocupar nuevamente la franja de Gaza es prácticamente imposible. El costo sería exorbitante".

Nisman añade que este tipo de acción podría acelerarse si "un cohete cae en el centro de Tel Aviv o causa una primera víctima mortal en Israel".

Hamas, con un arsenal estimado en 10.000 misiles, tiene la capacidad de resistir durante alrededor seis semanas, según expertos de defensa israelíes.

El grupo sorprendió a Israel con el lanzamiento de cohetes contra el norte de Israel, a más de 160 kilómetros de Gaza, es decir el punto más lejano jamás antes alcanzado por un proyectil palestino.

Pero Daniel Nissan explica que aquellos misiles de más largo alcance, más precisos, serán utilizados con moderación, mientras que para el resto de sus misiles, Hamas "tiene la intención de disparar sin contar".

Por otra parte, Amos Gilad, consejero del ministerio de Defensa, estima poco probable que Hamas reciba apoyo del Hezbolá chiita libanés, bajo la forma de misiles contra Israel.

Todas las miradas se dirigen hacia Egipto, el mediador privilegiado durante las precedentes crisis entre Israel y Hamas.

"No hay una mediación en el estricto sentido de la palabra", indicó a la AFP el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores en El Cairo, Badr Abdel Laty, quien reconoció sin embargo la existencia de "contactos" con los palestinos en Gaza, Ramala y Tel Aviv, que no han "dado resultados".

Para Daniel Nisman, esta mediación está condenada al fracaso ya que "el Egipto de Sisi (el presidente egipcio) ya dijo a Hamas la semana pasada que no ejercería una presión excesiva sobre Israel".

En ese caso, el Hamas podría entonces mirar hacia Catar o Turquía, sus aliados, según Mukhaimer Abu Sada.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7