Israel impulsa nuevo plan de asentamientos

El ministerio de vivienda de Israel dijo el jueves que avanzan sus planes para la construcción de aproximadamente 1.500 viviendas en asentamientos en Cisjordania y Jerusalén oriental, en reacción al nuevo gobierno de unidad palestino que tiene el apoyo del grupo extremista islámico Hamas.

El ministro de Vivienda, Uri Ariel, dijo en un comunicado que la medida era una "respuesta sionista adecuada a la formación de un gobierno palestino de terror", y agregó que los planes para la edificación de las viviendas son "apenas el principio".

El miércoles en la noche fueron anunciadas las licitaciones para la construcción de unas 900 unidades de vivienda en Cisjordania y unas 560 unidades en Jerusalén oriental, territorios que Israel capturó en la guerra de 1967 y que los palestinos reclaman para su futuro estado. Las licitaciones representan la aprobación definitiva del gobierno antes del inicio de las obras.

El principal negociador palestino, Saeb Erekat, dijo que el anuncio sobre esos asentamientos es "clara señal de que Israel se dirige hacia una intensificación importante (en las diferencias)" y que los palestinos sopesan su respuesta a esa medida.

El anuncio sobre la construcción de asentamientos es el primero después de que concluyeran oficialmente en abril las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, que habían durado nueve meses, con la mediación de Estados Unidos.

El embajador estadounidense en Israel, Dan Shapiro, dijo el jueves a la Radio del Ejército que Estados Unidos se opone a esos planes de construcción de asentamientos.

La ministra de Justicia, Tzipi Livni, que fue la principal negociadora de Israel en la anterior ronda de paz, declaró a la Radio del Ejército que el anuncio era un "error político... que sólo nos distanciará de la capacidad de atraer al mundo contra Hamas".

Lior Amichai, de la organización Paz Ahora que da seguimiento a la construcción de asentamientos israelíes, también censuró el anuncio: "Muestra que la política del gobierno nos dirige hacia un estado".

Cuando las conversaciones de paz concluyeron con pocos indicios visibles de avances, si no es que ninguno, las facciones palestinas rivales de Hamas y Fatá procedieron a poner fin a sus diferencias que habían durado siete años.

Hamas y Fatá acordaron la semana pasada un nuevo gobierno de unidad conformado por tecnócratas independientes pero con respaldo de ambos grupos.

Israel anunció que adoptaría medidas en respuesta al nuevo gobierno de unidad palestino porque tiene el apoyo de Hamas, que ha jurado destruir al estado judío y ha perpetrado numerosos atentados anti-israelíes que han dejado numerosos muertos desde su surgimiento a finales de la década de 1980.

El Ministerio de Construcción y Vivienda dijo que las licitaciones para los asentamientos fueron "parte de los esfuerzos de respuesta" al nuevo gobierno palestino.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7