Israel lanza nuevos ataques en Gaza

CIUDAD DE GAZA, Franja de Gaza (AP) Aviones israelíes lanzaron el domingo nuevos ataques devastadores en Gaza y bombardearon uno de los principales complejos de seguridad de Hamas en Ciudad de Gaza, que incluye una prisión.

Por otra parte, el gabinete israelí autorizó el llamado a por lo menos 6,500 reservistas del ejército, lo que indicaría que busca ampliar la ofensiva con un ataque por tierra. Se estima que 280 palestinos han muerto en los ataques israelíes que comenzaron el sábado. La mayoría de los muertos son policías uniformados de la organización islámica Hamas.

Testigos dijeron que los aviones israelíes lanzaron tres bombas sobre el complejo de Seraya, en el centro de Gaza. La detonación rompió las ventanas cercanas, entre ellas varias de la oficina de The Associated Press.

En el Seraya, los equipos de rescate empezaron a excavar entre los escombros. Hamas disparó al aire para mantener lejos a los familiares de los reos.

Funcionarios del ministerio de Salud de Gaza dijeron que cuatro personas murieron y 25 fueron heridas en el ataque.

Residentes de Gaza dijeron que la aviación israelí destruyó un camión de combustible en el sur, causando un incendio que afectó a una decena de viviendas cercanas.

Otro ataque aéreo destruyó un depósito donde se almacenaban medicinas para las farmacias locales.

El doctor Moaiya Hassanain, funcionario de salud pública de Gaza, dijo que al menos 280 personas murieron, entre ellas 183 miembros de las fuerzas de seguridad de Hamas. Se ignora si el resto eran civiles o había también milicianos entre ellos. Otras 644 personas fueron heridas, dijo Hassanain.

Dirigentes de Hamas se escondieron antes del inicio de la ofensiva, desconectando sus teléfonos celulares para que sus ondas de radio no fueran captadas por los pilotos de los aviones atacantes.

Israel lanzó unos 250 bombardeos aéreos en las primeras 24 horas de la campaña. Unidades blindadas y de infantería enfilaban hacia la frontera con Gaza para una posible invasión por tierra.

Entretanto, los milicianos de Hamas y de otras organizaciones armadas palestinas mantuvieron el domingo su presión contra Israel, disparando decenas de cohetes y proyectiles de mortero contra comunidades fronterizas.

Dos cohetes llegaron cerca de Ashdod, la ciudad más grande del sur de Israel, situada a unos 38 kilómetros (23 millas) de Gaza. Es la mayor penetración de misiles palestinos en territorio israelí de que se tenga memoria.

El ataque a Ashdod confirmó los temores del gobierno de Jerusalén de que los milicianos pueden hacer llegar sus cohetes a las principales ciudades israelíes. No se informó de heridos graves en los ataques con cohetes del domingo.

Las calles de ciudad Gaza se hallaban vacías. La mayoría de sus residentes permanecieron en sus hogares ante temores de nuevos ataques aéreos.

Los policías de Hamas trataron de pasar desapercibidos. Lucían chaquetas sobre sus uniformes de color azul oscuro y caminaban junto a las paredes, con la esperanza de evadir la detección de los pilotos israelíes.

El ataque israelí, sin precedentes, desató protestas y reacciones por todo el mundo árabe e incluso muchos aliados occidentales de Israel pidieron moderación, aunque Estados Unidos acusó a Hamas de causar la violencia.

El primer ministro Ehud Olmert dijo la noche del sábado que la finalidad del ataque era "traer una mejora fundamental en la situación de seguridad. Agregó que ello "podría tomar algún tiempo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes