Izquierda salvadoreña confía en triunfo electoral y llama a derecha a diálogo

El virtual presidente electo de El Salvador, el excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, se declaró este lunes confiado en que obtuvo la victoria en el balotaje del domingo y llamó a la derecha opositora a un diálogo.

"Estamos felices y alegres, comprometidos con el país porque no tenemos ninguna duda de que se van a reafirmar los resultados del conteo preliminar", declaró Sánchez Cerén durante una rueda de prensa en un hotel de San Salvador.

Sánchez Cerén, candidato presidencial del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), supera con 50,11% (1.494.144 votos) a Norman Quijano de la derechista y opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que sumaba el 49,89% de los votos (1.487.510).

"Entre miércoles y jueves el Tribunal Supremo Electoral va a estar declarando a Salvador Sánchez Cerén presidente de la República y a Óscar Ortiz vicepresidente", subrayó el excomandante rebelde.

La noche del domingo, el candidato de Arena denunció que se fraguaba un fraude para arrebatarle la victoria, que según sus propios conteos, había obtenido en las urnas.

A pesar de las divergencias sobre los resultados del balotaje, el virtual presidente electo aseguró que buscará un diálogo con la derecha.

"Desde ya invitamos al partido Arena para que declaradas estas elecciones nos pongamos a trabajar juntos para que podamos construir una agenda de nación", subrayó.

Tras insistir en que obtuvo los resultados que "manda la ley" (50% más uno de los votos), Sánchez Cerén se propone convocar un "diálogo nacional" con empresarios, trabajadores y otros sectores sociales.

En ese sentido, adelantó que para generar "un ambiente de tranquilidad y paz" entre miércoles y jueves dará a conocer los nombres de quiénes integrarán el "equipo gestor" que impulsará el proceso de diálogo para "construir el programa de nación".

"Les decimos a todos los salvadoreños que votaron por el FMLN y los que no votaron por el FMLN que vamos a gobernar para El Salvador, para todos los salvadoreños. Vamos a construir un país en desarrollo, un país con futuro, pero además vamos a reafirmar nuestra vocación de paz y de entendimiento y de reconciliación", resumió.

Por su parte, el vicepresidente electo, Óscar Ortiz, destacó que "esta fórmula electa recogió el apoyo más grande de la historia que una fórmula presidencial haya obtenido del pueblo salvadoreño: casi un millón y medio de votos".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes